Publicidad

Opinión

Frenar al soldado Jonathan Viera

  • EL OTRO PARTIDO
  • 17/10/2021 - 09:30
Frenar al soldado Jonathan Viera Jonathan Viera, rodeado por jugadores del CD Tenerife en el derbi de este sábado (C. Torres)

Manuel Borrego

 

La frase de Luis Miguel Ramis tras el derbi de este sábado reclamando un “merecimos ganar” frente a la UD Las Palmas cae por sí sola en saco roto. Al menos ante un espectador imparcial que pudiera comprobar los méritos de los dos conjuntos en el partido más intenso de cuantos se puedan disputar en el Archipiélago Canario.

 

Mucho menos se ajusta a la realidad la de Pepe Mel, cuando al ‘responder’ a su colega adversario en la rueda de prensa explicó que el Tenerife había logrado gol “sin tirar a puerta”. Eso tiene el otro derbi, el que acaba en las tertulias con visiones algo distorsionadas de los hechos.

 

Pero Ramis y el Tenerife que acudió al Estadio de Gran Canaria puso a prueba algo que se va a repetir de manera abundante de aquí al final de temporada: La orden rival será frenar al soldado Jonathan Viera. Porque saben los oponentes de la UD Las Palmas que muchas cosas, sin duda las más importantes, que ocurrirán en la Liga pasarán por las decisiones del capitán de los amarillos.

 

Que Jonathan Viera es el jugador más diferencial del campeonato lo saben hasta en la China. Lo padecen ahora más recientemente las aficiones del Almería y del Tenerife, dos de los equipos que pretenden lo mismo que la UD Las Palmas. El conjunto amarillo va elevando su nivel en función de cómo evoluciona en lo físico y en la chispa su jugador con dorsal 21.

 

Viera lleva una bandera en el estilo de juego con el que pretende crecer la UD Las Palmas, a base de la creación donde nada hay. Y el Tenerife tuvo como instrucción primaria el frenar ese juego con abundantes faltas permitidas por el colegiado Prieto Iglesias. Y en ese apartado el equipo blanquiazul superó de manera abundante a los amarillos: 28 faltas cometidas por 10 de los locales. Pero especialmente las infracciones tácticas se originaron en el centro del campo y en aquellos sectores por donde Viera pudiera aparecer.

 

Sin embargo, tenía mucha razón Ramis en su percepción previa al encuentro. “No nos interesa un partido loco, un partido de ida y vueltas”, dijo en la víspera. Pues acertó de pleno: los Viera boys aceleraron en el tramo final -merece subrayar la condición física de ese momento- y consiguieron un gol que permitirán en las tertulias de Santa Cruz olvidarse un poco de la ‘ortelada’ de la pasada Liga.

 

Y a Las Palmas, tras la resaca, reflexionar sobre nuevas soluciones porque los siguientes ya saben qué botas escriben el campeonato.

 

Noticias relacionadas