Publicidad

La opinión de Mingo Oramas

Un derbi distinto, un día para futbolistas

  • EL OTRO PARTIDO
  • 12/11/2020 - 08:31
Un derbi distinto, un día para futbolistas Una formación de la UD Las Palmas de 2020-21, con el Gran Canaria vacío (C. Torres)

Por Mingo Oramas

 


Se acerca un derbi y comenzamos a sentir la pasión, la ilusión de un resultado que es siempre diferente. Surgen opiniones durante la semana, entrevistas, aparecen las hemerotecas, análisis, estadísticas, todo se iguala, ... en definitiva: sana rivalidad. En los tiempos que corren de nueva normalidad el derbi hace que todo cambie también. Porque cuando se inicie el partido las preocupaciones actuales y los momentos de incertidumbre que vivimos al menos desaparecerán durante 90 minutos.


También será diferente para los que tengan la suerte de estar en el estadio, como son jugadores, técnicos, dirigentes; esta vez sin la presencia de aficionados alentando a los equipos. Estamos en una semana en la que los futbolistas veteranos presentan a los nuevos en ambos clubes y más jóvenes lo que significa un derbi y cómo se vive en nuestras islas.


Los dos equipos llegan con dinámicas clasificatorias muy parecidas y con un punto de diferencia.


El C.D.Tenerife no ha logrado los tres puntos en sus cinco actuaciones lejos del Heliodoro, donde además solo ha podido marcar 2 tantos y siempre encajó gol.


Por otro lado, en el Gran Canaria el equipo amarillo en 5 partidos ha conseguido 10 de sus 14 goles, solo ha perdido un partido, en una ocasión mantuvo la portería a cero. Las Palmas ha sido fiel al gol en casa.


Esta Unión Deportiva ha cambiado mucho a lo que estábamos acostumbrado sen  las últimas temporadas. La dirección deportiva se ha adaptado a los tiempos y ha confeccionado una plantilla joven, ambiciosa, con amplia capacidad de mejora, compensada en todas sus demarcaciones y muy en sintonía con el técnico Pepe Mel.


Tiene una estructura donde los futbolistas canarios mantienen una amplia presencia, hasta 14 miembros, y han disputado minutos en 11 jornadas. Diez de ellos han pasado por la cadena de filiales.


Las rotaciones, además, han sido una constante en las alineaciones en una competición intensa con partidos muy seguidos y dónde la casi totalidad de la plantilla ha tenido ya presencia en el once titular; oportunidades para todos.

 

Mel intenta plasmar su idea de juego y busca mayor regularidad en las actuaciones, demandando rigor defensivo y anhelando mayor pegada. El entrenador posee capacidad de autocrítica, lo que es indispensable y necesario para poder mejorar.

 

Este nuevo equipo amarillo propone el salir jugando desde atrás con laterales altos, centrales amplios, centrocampistas en eje y, sobre todo, intenta ganar los partidos desde la posesión y la progresión.


A nivel defensivo, en cambio, partidos como ante el Oviedo habrán servido para mejorar los balances defensivos después de encajar dos goles muy parecidos. La presión tras pérdida no es muy exagerada pero sí es cierto que el equipo no rehúye al esfuerzo, busca el orden generalmente en bloque medio donde el dibujo de los centrocampistas establece la distribución de los espacios a nivel colectivo.


Un rival, un C.D. Tenerife que encadena cuatro jornadas sin perder, querrá romper la racha de cero victorias como visitante y sería la primera vez en la temporada que encadenara dos victorias consecutivas.


Porque el derbi siempre es un partido abierto. Las claves para ganar podrán estar en el control del encuentro a través del balón, en los balances defensivos y, especialmente, en el acierto. La estrategia suele presentarse en estos partidos como vital dado que los equipos se suelen preocupar mucho de no perder el orden y aparecen pocas ocasiones de gol. Y las situaciones de 1 contra 1, fundamentales.


Por tanto partido para futbolistas, sin favoritos, sin público en las gradas, pero con el aliciente de un derbi regional, nos toca disfrutarlo desde la deportividad y desde nuestros hogares.

 

Noticias relacionadas