Publicidad
Publicidad

Opinión

Maiorino: un mensaje en son de paz

  • EL OTRO PARTIDO
  • 03/04/2019 - 12:52
Rocco Maiorino y Toni Otero, en el estadio de Gran Canaria (C. Torres)

Manuel Borrego


No ha pasado aún una semana desde que saltara vía Italia la noticia de la llegada de la llegada a la UD Las Palmas de un nuevo director deportivo, Rocco Maiorino, sobre el que girarán todas las decisiones para construir lo que sucederá después del 30 de junio. No ha pasado ni siquiera los 100 días de gracia y ya existe mucha opinión vertida sobre su papel en lo que será la UD Las Palmas.


Aún son opiniones prematuras, ni siquiera con el finiquito de la temporada que todavía podría acabar en Primera División (de los jugadores depende). Pero lo primero que sí ha hecho Maiorino con su discurso italo-español es enviar a toda la marea amarilla y azul sus mensajes claros, coherentes y directos. Y, sobre todo, en consonancia con el tiempo y circunstancias en las que está inmerso todavía el proyecto.


Ha extrañado que el gestor deportivo italiano se decantara por una oferta española antes de seguir su carrera en los despachos del Calcio. Pero en 2017, con motivo del fichaje de Vincenzo Montella para el banquillo del Sevilla, Maiorino habló para ABC confesando que tenía en mente dar el salto al fútbol español. "Me gustaría trabajar en España (...) Me atrae el fútbol español, me gusta la forma de trabajar que se está implantando en sus clubes" dijo.


Es esperanzador que el estratega italiano, con un prestigio notable en su país (los principales diarios y sitios webs se han hecho eco de su llegada a la UD Las Palmas), crea en el conjunto grancanario como una posibilidad de hacer algo importante. Hablan del potencial de su agenda y contactos, también de su capacidad para, con un verso sereno, transmitir confianza o generarla.


Mariorino ha venido en son de paz en un momento atronador en la historia de la UD Las Palmas. Aunque no es el peor momento, sí uno de los más delicados porque hay que volver a tender puentes para que el despacho, el campo y la grada vuelvan a establecer las conexiones que se requieren para un club de éxito. Viene en son de paz, dispuesto a escuchar, a aprender y, también, con mucha información acumulada.

 

Y lo mejor que ha ocurrido a su alrededor es que ha escuchado de los responsables de la entidad que se han cometido errores y muchos. Conocidos éstos, a él le toca la búsqueda de los aciertos.


El paso dado por el consejo de administración del club puede parecer precipitado porque aún hay 30 puntos que podrían pintar un escenario u otro, que son bien distintos. Podrían haber esperado hasta el final de la Liga aunque Maiorino está preparado para un escenario de Primera o de Segunda, según él mismo afirma. Pero se destila buena voluntad y ganas de trabajar en un club que tiene mucho margen de mejora. Que si cantera, que si profesionales, que si fichajes o ventas, ... "Ahora no es el momento de hablar, sino de hacer. Y de respetar a los que están", reflexionó en voz alta. Doña Ansiedad debería tomar nota de este nuevo inicio en un club que, como gantas otras veces, tiene que reinventarse.

 

Porque una etapa aciaga de resultados no significará el fin de los tiempos. Eso ya lo hemos vivido y la UD siempre fue capaz de renacer.