Publicidad
Publicidad

Blum, un germano con balón latino

  • EL OTRO PARTIDO
  • 24/09/2018 - 11:48
Blum, a la derecha, escapa de Cifu durante el partido de la UD Las Palmas frente al Málaga (C. Torres)

Manuel Borrego

Danny Blum es uno de los vencedores individuales de la jornada en que la UD Las Palmas se mostró capaz de frenar a un líder y de reivindicar con altavoces su candidatura a la Primera División. La victoria en el Estadio de Gran Canaria fue de equipo, pero hubo actuaciones individuales que merecen resaltar. La del germano es una confirmación al alza, un descubrimiento que gana enteros en el abanico de zurdos que tiene la UD Las Palmas en su plantilla.

Blum, por lo presenciado este domingo, ha logrado en tiempo récord encajar en los dos modelos que desconocía hasta su llegada a la isla: la forma en que se juega en la Segunda División española y la idea global de lo que le reclama Manolo Jiménez. Se metió en el papel y sacó con nota su primera actuación completa en la Liga.

Porque era su primer día como titular en el campeonato, tras dos ratos en partidos anteriores. Y al germano le asignaron una de las misiones con valor añadido. No sólo estaba en el campo para mostrar su buena pierna zurda, que por momentos tiene detalles que hechizan, sino que tuvo que sacrificarse y multiplicarse para que el lateral diestro Cifuentes no volviera a ser una pesadilla para Las Palmas. En realidad, el sacrificio y el rápido receso de Blum abortó algunos de los intentos de Cifu, anulando el ataque diestro de un Málaga al que los amarillos lograron maniatar en alto porcentaje. La ayuda que proporcionó a De La Bella y, luego, a Dani añadió calidad defensiva al equipo, al margen de sus cualidades innatas.

Danny  Blum es el miembro de la plantilla amarilla que no domina el castellano que con más facilidad parece haberse integrado en el entramado de Jiménez. Con Pekhart y a Sacko habrá que tener más paciencia.

Las buenas maneras del jugador cedido por el Eintracht gustaron al entrenador desde el primer día en que le vio tocar el balón. Todos los informes recomendatorios del futbolista vienen cumpliéndose, desactivando así las precauciones que generó su fichaje. Porque Blum vivió un hecho singular, creemos que inédito, luego de que su nombre se pusiera sobre la mesa de trabajo del cuerpo técnico y se aceptara una rauda contratación: pasó una revisión médica que debió estar acompañada por el compromiso de su club germano de procedencia, ante la hipótesis de que se produzcan lesiones del futbolista. Todas las partes aceptaron las exhaustivas premisas de su fichaje por Las Palmas.

Todo aquello, de momento, es anécdota en la gestión de un fichaje del que Las Palmas se guardó una opción de compra. Blum viene sorprendiendo en el Gran Canaria. El público le ha aplaudido varias acciones ya a título personal. (Hasta ahora) Tiene el rigor del futbolista alemán; físico, ordenado, combativo ... sin desmerecer la potencia de la hablan sobre su disparo de zurda. Pero también acaricia el balón con alma latina, gustándole el toque con todas las caras y vértices de su buena zurda. Quizá por ello su sociedad con Tana, Rubén o Maikel Mesa fuera casi natural.

Este domingo dejó, además de su lucha constante, un par de balones en el área, un remate de cabeza que salvó Munir en el ángulo, regates y velocidad en el ala izquierda y una asistencia en el gol de Rafa Mir, colocando el balón en el punto de penalti para que el internacional sub'21 hiciera todo lo demás.

Amigo de pocas palabras, como él se define, devoto del Islam y con 27 años en su primera experiencia internacional. "Esta temporada voy a triunfar" pronosticó en público la primera vez que piso el césped del estadio de Gran Canaria. Queda saber si cumple al completo sus promesas.