Publicidad

Opinión

Jiménez: el entrenador transparente

  • EL OTRO PARTIDO
  • 14/09/2018 - 10:42
Manolo Jiménez, pensativo mientras se desarrollaba el partido contra el Rayo Majadahonda (C. Torres)

Manuel Borrego

Una de las cualidades de Manolo Jiménez, que el tiempo dirá si es o no una virtud, es su transparencia pública. Existe una clara conexión entre sus pensamientos en caliente y su mensaje pos partido.

Quizá por ello mandó "al cine o a comer pipas" a aquellos futbolistas de su plantilla que se aburran con rol en la suplencia. Fue gráfica su explicación después de que la UD Las Palmas cayera eliminado en el primer asalto propio de la Copa del Rey.

Suele ocurrir que los técnicos dibujen en sala de prensa un partido próximo a lo presenciado por todos, aunque siempre hay excepciones que traducen actuaciones surrealistas potenciando más hipotéticas virtudes que claros defectos. No es el caso del actual entrenador de la UD Las Palmas. Sin ir más lejos, envió un mensaje más claro aún a su tripulación cuando señaló "una falta de intensidad" que no "voy a tolerar más".

El borrón de la Copa, en realidad, ha puesto de manifiesto más cosas que las expresadas por el preparador andaluz:

* Que existe un salto cualitativo importante entre los actuales titulares y un grupo de suplentes amarillos, que de momento no da pie a alteraciones en el once de la Liga

* Que la confianza del deportista es un estímulo que está en línea directa entre el entrenador y el jugador

* Y que hay equipos basados en la calidad de los futbolistas y otros confeccionados en función de un sistema y de una mano técnica. La del Rayo Majadahonda, con Antonio Iriondo, estuvo más acertada el jueves en el Estadio de Gran Canaria ganándose el billete con la fe en un modelo

Por cierto que el técnico del equipo majariego tiene tanta confianza en su 'discurso futbolístico' que ha pronosticado a su presidente que estará en el play off esta temporada. El factor sorpresa del Rayo Majadahonda puede ser mayor para quien no conozca su modo de operar. Aunque lo que nos ocupa es la UD Las Palmas; el equipo que emergió tras el descanso de Zaragoza y al que hay que darle continuidad.

Esa transparencia de Jiménez está aún por descubrirse del todo, porque aún sólo hemos leído cinco episodios oficiales del campeonato. De hecho, él mismo la ha rectificado en este propio breve trayecto de amarillo: Después de afirmar que "sería un fracaso que no logremos el ascenso" o admitir que "somos el equipo a batir", pidió en público rebajar esa presión hacia los jugadores.

Cada frase del actual entrenador lleva un contenido, a veces demasiado directo. Su método de entender la relación con el futbolista tiene un juez: el balón. Será quien hará bueno o no su estrategia técnica y la verbal, si es que la utiliza.