Publicidad

Ricardo Rodríguez Medianito IV

"Dan ganas de abandonar la lucha"

"No somos máquinas, somos personas", afirma el puntal del Agüimes, que explica sus sensaciones tras la rara sanción que es objeto por caer lesionado antes del presunto Mundial

  • TOQUE POR DENTRO
  • 01/01/2019 - 16:49
Medianito IV, pensativo en las gradas. De momento no puede luchar (C. Torres)

Manuel Borrego

La lucha canaria en Gran Canaria cruzó la frontera de 2019 con una polémica en ebullición. La sorprendente sanción a Ricardo Rodríguez Medianito IV por su ausencia (estaba lesionado) en el presunto reciente Mundial mantiene en vilo todas las competiciones de Primera categoría. Está paralizada la final de la Liga Insular, con un recurso en marcha en el Comité Canario de Disciplina Deportiva y con incógnitas sobre el resto del calendario. Y, además, el CL Agüimes podría llevar sus reclamaciones hasta la justicia ordinaria por el grave daño institucional y económico que esta rara sanción está procesando en el deporte de los terreros.

El puntal palmero habla para los lectores de Tintaamarilla en la apertura del nuevo año. Se inscribió de manera voluntaria en el denominado Mundial, torneo en el que hubo dos naciones participantes (España y Corea del Sur) mientras varias renunciaron o no aparecieron. Pero un esguince de tobillo hizo renunciar al puntal palmero antes de que la Federación Regional respondiera imponiéndole dos meses de castigo por no comparecer en el terrero a levantar la mano.

Medianito desvela cuáles fueron los pasos que él dio y las nulas respuestas de la Federación a sus intentos. Y, además, no oculta su decepción personal después de más de dos décadas "entrenando mañana y tarde", con una vocación "de ayudar a todo el mundo" y "de fomentar la lucha canaria". Por eso, con los golpes recibidos en fechas recientes, no deja de expresar su desencanto: "No entiendo por qué me trata así mi deporte"; "a veces dan ganas de dejar la lucha canaria".

Sus valoraciones:

Muy decepcionado

"Ahora mismo me encuentro decepcionado con mi deporte, por muchos motivos. En estos días le he dado muchas vueltas a las cosas. Desde los 16 años de edad llevo entrenando mañana y tarde, esforzándome por ser cada día mejor. Tengo ahora 37 años y llevo 17 fuera de La Palma, con el sacrificio que eso significa, alejándome de todo lo mío, de mi familia. Miro para atrás y aún se emociono al pensar en mi primer equipo fuera de mi isla, el Chijafe. Siempre he tenido la intención de prepararme para mejorar. Y, además, nunca he dicho que 'no' a una luchada a beneficio, a ir a las escuelas a enseñar lucha canaria en todos los rincones de las islas a enseñar a la cantera lo que a mí me enseñaron. Por eso no entiendo que mi deporte me esté tratando de esta manera tan injusta"

Se creen que somos máquinas

"Hay personas que no miran al luchador como persona. Se creen que somos máquinas y que no tenemos derecho a nada. Durante estos años he aprendido a convivir con las lesiones. Porque nos lesionamos también, aunque no lo parezca, y uno ya no tiene 20 años. Por eso, tengo que saber cuándo debo hacer las cosas, saber también la dimensión del esfuerzo porque de lo contrario mi vida deportiva se acortará. El luchador que ha estado en la arena sabe de lo que hablo. Sabe que cuando sales a luchar tienes que darlo todo estando al ciento por ciento o, de lo contrario, puedes tener lesiones más importantes. Muchas veces vamos a bregar con dolores y a veces arriesgamos más de lo que podemos"

Gente de mi quinta ya retirados

"En la lucha canaria, el actor principal es el luchador. Los rivales nos enfrentamos y nos respetamos. Pero si la gente que está detrás no nos cuida, corremos el riesgo de estropear lo mejor de nuestro deporte. Por eso uno espera que los que mandan en la lucha den pasos hacia delante y no venir con errores del pasado. Conozco a muchos compañeros, luchadores que son de mi quinta (generación) que ya están retirados por culpa de las lesiones. Para estar al ciento por ciento hay que entrenarse al máximo y cuidarse con responsabilidad. Esto también hay que enseñarlo en la lucha canaria"

Volvería a ser luchador en otra vida

"Estoy dolido porque soy una persona que ha dado su vida por la lucha canaria. Siempre me he cuidado, no he ido de fiestas, tengo en cuenta cuál es mi alimentación, mis horas de entrenamiento y de descanso. Todo eso lo pongo en práctica desde los 16 años hasta hoy. Pese a los desengaños, todavía tengo la ilusión cada día de preparar la bolsa de deportes y ver a mis compañeros para entrenar. Si tuviese una segunda vida elegiría la lucha canaria, porque me ha dado mucho. Y creo que yo también se lo doy. Pero hay gente que no respeta el trabajo de los demás y es lo que me decepciona. Momentos como estos son los que te hacen pensar, porque dan ganas de dejar la lucha canaria".

Voluntario al denominado Campeonato Mundial

"Acepté ir de manera voluntaria al Campeonato, como también el resto de los luchadores participantes. Era un campeonato individual. Hubo compañeros que prefirieron no acudir. Cada uno era libre de elegir. Se lo comuniqué a la Federación para ser convocado. Pero en un entrenamiento la semana antes, agarrando con Yeray Mayor, se me torció el tobillo. Aún así esperé a ver cómo evolucionaba, en manos de mi recuperador de confianza. Y el lunes, en la semana del campeonato, ya me di cuenta que no iba a estar en las mejores condiciones para bregar con otros puntales"

Comuniqué mi lesión al presidente insular

"Hablé sobre mi lesión con el presidente de la Insular (José Antonio Caballero) y le comenté todo sobre cómo estaba el tobillo. Incluso con fotografía. Me dijo entonces que informara al presidente de la Regional (Juan Ramón Marcelino). Llamé varias veces pero no respondió a mis llamadas. Ni un ¿cómo estás?, ¿qué te pasó? o ven para que te vea el médico del Mundial. No recibí respuesta alguna. El sábado, día de las luchadas, un compañero me llamó para decirme que si no luchaba me iban a poner una sanción. Él ya lo sabía. De igual forma volví a llamar al presidente regional ... pero nada. Creo que, después de lo que he visto, cuando estás en un cargo tan importante debes estar siempre a la altura. No se puede sancionar a nadie por estar lesionado. Mi conducta en la lucha canaria es intachable: siempre he velado por el bien de nuestro deporte, he colaborado. No entiendo por qué nos tratan así"

Unión entre los luchadores

"El luchador en general y los puntales debemos estar unidos, nos tenemos que ayudar más. Hoy me toca a mí este sufrimiento, que ya veremos en qué queda, pero mañana puede ser cualquiera. No sé nada de cómo va la asociación de luchadores o si funciona aún. La lucha canaria es un deporte sacrificado, muy sacrificado, pero no puede ser en esencia distinto al resto de los deportes. Salir a luchar cuesta muchísimo, horas y horas de trabajo, años de entrega. Y cuando hablo de sacrificio, es un sacrificio individual. No se puede manchar de esta manera la trayectoria de una persona"

La lesión de la pasada temporada

"Es lógico. A veces me pregunto: ¿Qué hago yo aquí con 37 años lejos de casa?. La pasada temporada sufrí la primera lesión importante en mi carrera deportiva. Tuve que operarme de la rodilla y me costó mucho sacrificio volver a la arena. Perdí 22 kilos, pero no me he rendido. He vuelto a prepararme con todo el sacrificio -palabra insistente en sus declaraciones- para remontar esta temporada. Tengo muchísimas ilusiones de luchar en esa final de la Liga insular, para la que nos hemos clasificado en los terreros. Y ahora más. Mis compañeros, igual. Se ha formado un excelente equipo, todos muy unidos con un mandador como Pepe Alemán que está realmente sacando el máximo rendimiento a todos los compañeros. Por eso, verme el otro día en la grada sin poder participar (jornada de Copa insular) fue muy duro para mí. Son momentos en los que uno puede venirse abajo y pensar si todo esto que uno ha hecho se ajusta a la falta de respeto con la que me han tratado. Necesitamos dirigentes que no te pasen la mano por encima cuando ganas y más tarde te dan la patada en el culo cuando ya no les interesas"

Orgulloso del apoyo de Agüimes

"La verdad es que de todo esto también aprendo a valorar a otras personas. Lo que está haciendo el Club de Lucha Agüimes es francamente extraordinario. No tengo sino palabras de agradecimiento por el apoyo de toda la directiva, de los compañeros y en especial de Aridane González y Fernando Méndez. No me han dejado de lado en ningún momento y están a brazo partido por esta causa. Todos sabemos que es una causa justa, que tenemos razón. Me duele que me lo haga mi deporte, pero también me enorgullece saber que mi club está haciendo algo por el bien de la lucha canaria, no sólo por el de Medianito".

  • Publicidad