Publicidad
Publicidad

Opinión

Un presunto Mundial desaparecido en combate

  • TOQUE POR DENTRO
  • 05/12/2019 - 13:51
Un presunto Mundial desaparecido en combate Miembros de la organización del presunto Mundial de 2018 (C. Torres)

Manuel Borrego


Hace justo un año se había presentado a los cuatro vientos el último invento de la Federación Canaria de lucha canaria. El presunto Mundial de lucha canaria. Es presunto hasta que se demuestre lo contrario, aclaramos.


Juan Ramón Marcelino tenía una barranquera de ideas con aquel torneo que iba a sepultar, según dijeron, la mala organización del denominado campeonato de puntales de la era Germán Rodríguez, su antecesor. Ese presunto Mundial, que se desarrolló con baja afluencia de público en el Centro Insular, acabó convirtiéndose en una de las más crueles polémicas vividas recientemente en la lucha canaria. La sanción a varios bregadores que no acudieron a la cita por sendas lesiones (entre ellos los puntales Medianito IV y Añaterve Abreu) desató una hilera de comentarios y sucesos que fueron desnudando paso a paso una mala organización y la aplicación de un régimen sancionador al que el Comité Canario de Disciplina Deportiva tumbó con sutil pardelera.


Ha pasado justo un año de aquel invento, el primero de los que iban a recorrer anualmente las islas para que las aficiones disfrutaran de esa idea tan genial que iba a expandir por todo el Planeta el deporte de los canarios. Por eso que entonces nos extrañó que no hubiera representación de luchadores/as cubanos/as habida cuenta de las buenas relaciones antaño establecidas con la isla caribeña. Pero ese segundo presunto torneo mundial que debió celebrarse en 2019 nada se sabe. Ni se comenta.


El propio Marcelino, en una explicación que no tiene precedentes en el deporte, desveló en aquel momento de 2018 las dificultades que habían encontrado los gestores del invento no ya para confirmar venida de luchadores internacionales, sino incluso para localizar a sus organizaciones o federaciones. Y llegó a afirmar que las fechas elegidas de la primera semana de diciembre se había decidido porque los amigos de Corea del Sur tenían esa prioridad, ya que se aproximaba de manera inminente el final de su temporada.

 

El lodo en el que se metió la Federación tras su aplicación del Reglamento, con una visión personal, no merece recordarlo en su plenitud. Quedó claramente desmenuzado en las resoluciones que vinieron desde la Dirección General de Deportes. Pero un modesto club como el Unión Agüimes, con el ‘aquí me planto' de su entonces directivo Aridane González y presidente Fernando Méndez, fue capaz de desarmar el que habría sido un castigo tan hiriente para un deportista ejemplar como Medianito IV, dispuesto a abandonar la lucha canaria por esos que dicen amarla tanto.

 

Aquel presunto Mundial estuvo a punto de reventar lo poco que entonces quedaba de la Liga Insular de Primera categoría en Gran Canaria. Medianito y el club lagartero tumbaron el castigo con la mediación de un juzgador externo.


Un año después seguimos esperando respuestas a nuestras preguntas. Las hicimos después de los acontecimientos desnudados por el Comité Canario. Y las volvemos a hacer en espera que en 2020 reaparezca el torneo del que, decían, tanto esperaban los canarios:


¿Qué organismo internacional deportivo o de lucha ha sancionado como válido el Mundial de lucha canaria celebrado en el CID?


¿En qué lugar se elevó el acta de la aprobación de ese primer certamen de la lucha canaria y quiénes lo respaldaron?

¿Cómo fue la votación y a cuántos países del planeta Tierra se les transmitió invitación?


¿Cuál es el reglamento aprobado entonces por los organismos correspondientes para la aplicación de un régimen sancionador o competitivo?


¿Son o no profesionales los deportistas de la lucha canaria?

 

¿Localizaron ya a los responsables de la Federación de Luchas Celtas?, ¿han tenido tiempo para ello?

 

¿Encontraron los federativos de la Regional por fin el Consulado de Senegal en Canarias?,¿convencieron ya a los luchadores de lamb que se ejercitan en Barcelona?


¿Tiene razón el Agüimes cuando afirmaba en uno de sus comunicados oficiales que lo celebrado en el Centro Insular era una exhibición de lucha canaria entre luchadores de dos países?

 

Y añadimos: ¿Habrá torneo en 2020 con todo en regla para que sea considerado oficialmente como el Mundial que exportaron aquel día?


Somos todo oídos.

 

Noticias relacionadas