Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El CSD prepara un protocolo para el deporte basado en la autorresponsabilidad

Ese es el principio de la línea de actuación para la vuelta al deporte no profesional en 2020-21

  • MÁS
  • 26/08/2020 - 11:43
El CSD prepara un protocolo para el deporte basado en la autorresponsabilidad Control en la entrada al Juan Guedes (C. Torres)

B. Pérez

 

 

El Consejo Superior de Deportes, con apoyo de la experiencia ya acumulada desde la llegada al mundo del deporte del Covid19, está elaborando un protocolo de actuación destinado a federaciones, clubes y los deportistas no profesionales de cara a la temporada 202-21. Parte de la base de que no existe un entorno deportivo "libre de riesgos" de la Covid19.


Ese borrador, según ha consultado Tinta Amarilla, recoge las normas que ya se vienen aplicando en cuanto a la prevención de la Covid19, y está sustentado en el principio de la autorresponsabilidad.


Ese es el nuevo término que englobará la posible vuelta del deporte no profesional en Canarias y en toda España. E involucra a federativos, clubes, dirigentes, jugadores, técnicos, auxiliares, deportistas y todos los miembros de la familia deportiva que están girando en torno a entrenamientos y competiciones oficiales.


Así vendrá la nueva normalidad en el deporte, donde sus propios protagonistas y federados pasan a ser "vigilantes responsables" las federaciones deportivas, exigiendo el cumplimiento de todos los requisitos de higiene y seguridad que se expondrán para el uso de las instalaciones deportivas y el desarrollo de las competiciones y entrenamientos.


En este sentido, las Federaciones se harán responsables también de comunicar a las autoridades autónomas cualquier incidencia que condicione el desarrollo de las propias actividades deportivas.

 

Esta misión se considera una "obligación esencial", siendo un gesto de autorresponsabilidad la comunicación inmediata y precoz de cualquier incidencia relacionada con la pandemia de la Covid19, para la "adopción de medidas de aislamiento inmediato" y la ausencia de entrenamientos, partidos o competiciones "cuando se tenga sospecha de estar en infectado o se haya estado en contacto con alguna persona" de la que se tenga también indicios o sospecha de infección.

 

En ese ámbito tan riguroso se moverá el nuevo mundo del deporte. El CSD recomienda o exige que "nunca" acuda a entrenar o disputar encuentros cualquier deportista que "tenga sospechas de estar infectado o se haya tenido constancia de positivos en el entorno próximo".


La vuelta a la actividad, según consta en el borrador, sólo se producirá por "autorización médica" por parte de la autoridad sanitaria competente en cada comunidad autónoma.

 

Se recordará a todos los miembros de la familia deportiva nacional que la práctica deportiva federada es "una actividad voluntaria", pero las personas que se involucren en ella deberán someterse a las normas que fijan las autoridades públicas competentes, que dicten las federaciones autónomas y territoriales que, a su vez, vienen condicionadas por las instrucciones de las federaciones españolas.


Sobre el distanciamiento social, el CSD reconoce que "en el deporte" no se puede dar por lo que "implica un riesgo de contagio mayor" que en otros sectores de la sociedad. Como norma genérica se mantendrá el distanciamiento de 1,5 metros en partidos, entrenamientos y competiciones de cualquier índole. En este sentido, la norma podría afectar claramente a deportes basados en el contacto como pueda ser la lucha canaria o las actividades basadas en el cuerpo a cuerpo entre deportistas.


El borrador reclama que las federaciones deben asumir sobre el colectivo su "liderazgo" y dar ejemplo con aplicación rigurosa de todas las medidas.