Publicidad

Preocupación en la sala de máquinas

Mel, en la búsqueda de revulsivos ante el Sporting con un equipo cargado de incógnitas, lesiones y goles en contra

  • ENTRE BASTIDORES
  • 27/11/2020 - 12:45
Preocupación en la sala de máquinas Clemente, rodeado de compañeros en el ensayo de este viernes (UDLP.es)

M.B.

 

El paso de las jornadas ha venido cambiando la cara a la formación de la UD Las Palmas. Unas veces por la obligación de relevos por lesiones y otras por decisiones técnicas.


La alteración de piezas ha tocado hasta ahora todas las líneas, salvo la portería. Aunque antes del partido contra el Mirandés el entrenador Pepe Mel dejó una frase con sus propios enigmas al "dar un voto de confianza", así lo expresó, a Alvaro Valles. ¿Se producirá también contra el Mirandés?.


Lo cierto es que la trayectoria más reciente no permite tranquilidad al entrenador de los amarillos, con ánimo visiblemente tocado tras el último resultado.

 

Pero un día más se advierten cambios con el regreso del Sporting de Gijón al Estadio de Gran Canaria este domingo.


La primera localización es la posición de Sergio Ruiz, intocable hasta el momento para el entrenador. Pidió el relevo frente al Mirandés y abrió el siguiente debate en la sala de máquinas, de donde también había desaparecido el galo Loiodice en esta última actuación.


Los acontecimientos del último encuentro no debieron dejar satisfechos a los miembros del cuerpo técnico y Las Palmas prepara a puerta cerrada esos cambios.


Es poco probable que Christian Rivera sea ese revulsivo. El futbolista acumula 28 simbólicos minutos en la presente competición, al margen de venir de un proceso vírico -según ha explicado el propio Mel- en las dos últimas jornadas.


Las soluciones para la reacción en el centro del campo tendrán que llegar con los nombres de Javi Castellano -buen nivel el miércoles-, Fabio, Oscar Clemente, Kirian, Maikel Mesa, ... el mencionado Loiodice.


El triángulo mágico en esa parcela ha perdido, precisamente, esa magia en las siete últimas jornadas. Y era Sergio Ruiz el jugador más en forma y el que precisaba hasta el miércoles de mayores garantías para el once titular.

 

Las decisiones para el partido deberán tener carácter exprés, añadiéndose también los problemas del equipo en los extremos y delantera, con la incertidumbre ya muy prolongada por las lesiones y recaídas de Pejiño y Sergio Araujo.

 

Es, pues, un partido delicado el del próximo fin de semana, con un rival en forma y una UD cargada de dudas. Y de goles en contra, que es pesada losa.

 

Noticias relacionadas