Publicidad
Publicidad

La cara A de Srnic asoma en el horizonte

  • ENTRE BASTIDORES
  • 21/07/2019 - 11:28
La cara A de Srnic asoma en el horizonte Srnic, rodeado en Barranco Seco (C. Torres)

Manuel Borrego


Medio año después de haber arribado a Gran Canaria es imposible que alguien en la isla tenga una opinión formada de Slavoljub Srnic, el fichaje invernal extranjero del pasado campeonato que llegó procedente del Estrella Roja de Belgrado.


La situación de angustia en la que llegó a estar la UD Las Palmas ni su propia aclimatación al nuevo fútbol fueron condicionantes de ayuda para observar a un jugador que procedía después de cuatro temporadas de uno de los clubes dominantes de Serbia y que había tenido paso internacional en categoría sub'21. El uno u otro logro no está al alcance de cualquier futbolista. Incluso debe tenerse en cuenta al valorarle que esta es su primera aparición en un campeonato ajeno al de su país.


Apenas 340 minutos, 1 gol en siete actuaciones incompletas en Segunda no dar para definir a un futbolista que, pasado este tiempo, está asomándose en la pretemporada. La cara A de Srnic parece otra y, aún con su empeño en convencer, no deja de ser incierto que esté en la convocatoria de la primera jornada frente a la SD Huesca. Porque todo en la UD está en veremos, como ha vuelto a ratificar este fin de semana el propio Pepe Mel.


Hay más datos para evaluar al centrocampista serbio. El actual entrenador de la UD no lo ve como un jugador de banda, porque reclama más velocidad para ese cometido. Sí, en cambio, en una posición de enganche con la punta de ataque, mostrando el serbio hasta este verano una mejor comprensión del sistema, del estilo y una conexión mejor con sus compañeros.


Srnic es el último extranjero llegado al equipo y a una nueva Liga. Y ese paso de adaptación hay que cubrirlo. No menos cierto también es que su competencia en el puesto es abundante, porque transitan por su zona los Kirian, De Galarreta, el mismo Sergio Araujo o hasta el incipiente Pedri.


Slavoljub es una pieza a encajar en el complejo rompecabezas de esta temporada. Pero en las premisas empieza bien, porque parece otro jugador dispuesto a cumplir lo prometido al llegar a España: triunfar en un equipo donde sólo Cicovic tuvo larga vida serbia de amarillo.

 

Noticias relacionadas