Publicidad
Publicidad

La previa

La última estela de la ilusión

  • CRÓNICAS
  • 04/07/2020 - 16:56
La última estela de la ilusión

Manuel Borrego


Pepe Mel y sus jugadores no necesitan ahora mirar con prismáticos el destino de la permanencia. A simple vista, casi extendiendo las manos, pueden tocarla. Pero aún no saborearla.


Esa posibilidad está vigente en las últimas jornadas, malograda el pasado jueves en Huesca donde los amarillos cosecharon la primera derrota post pandemia.


Pero vuelven a tenerla enfrente este domingo, cuando se crucen en el camino a la SD Ponferradina, que visita el Estadio de Gran Canaria tras duro golpe como local.


Las Palmas debe resolver todas las incógnitas primarias cuanto antes. Porque su afición tan sufrida, que lo vive a distancia, necesita dormir a ‘pata suelta' en este final de campeonato. Y porque ganar a los bercianos este domingo permitiría recuperar a los amarillos la estela de la ilusión.


La Liga en 2019-20 lo permite porque, en relación a las otras temporadas donde se registró la promoción, la puntuación de la frontera de los que promocionan está por detrás con respecto las clasificaciones de Segunda División en la jornada 37.


Así, los 52 puntos del sexto clasificado (Elche) se alejan de la franja que marcaron Córdoba 2014 y Zaragoza 2015 (53 puntos) como mínimos logrados en esa fecha. O los 61 puntos (UD Las Palmas 2013) o 59 puntos (Numancia 2018) que marcaban como cifras más altas en la jornada 37.


En síntesis: la promoción de ascenso rondará entre los 61 puntos a los 68 puntos en la jornada 42, ahora a 14 puntos de distancia de los amarillos. Quiere ello decir que el margen de error de los jugadores de Mel es muy bajo en estos momentos si de jugar la promoción se trata.


Habrá novedades en la formación que reciba a la Ponferradina. El regreso de Pedri y la ausencia del sancionado Mantovani marcan el inicio de las decisiones. Y también la voluntad del propio técnico a tener con piernas descansadas a su plantilla. Sea como sea la victoria se hace innegociable, porque los trenes que se escapan ya no vuelven a la estación.