Publicidad
Publicidad

La previa

Por primera vez Pedri es una incógnita

  • CRÓNICAS
  • 27/02/2020 - 19:22
Por primera vez Pedri es una incógnita

Manuel Borrego


La historia de la temporada 2019-20 aún está por rematar sus episodios finales. Uno de los más importantes es el de este viernes, partido de anticipo en la jornada en la que UD Las Palmas definirá si se aproxima a la zona de promoción y sigue percibiendo el aliento del pelotón que escapa del fuego eterno.


Los amarillos están inmersos en una pesadilla. No sólo por los resultados incompletos que han obtenido en las nueve últimas jornadas, lo que ha despertado el interés en las casas de apuestas deportivas. Y, además, se advierte la inevitable psicosis inducida por las constantes decisiones arbitrales que afectan en la clasificación, en el ánimo y en la propia confianza de los jugadores.


Pero todo ello tiene cura y pasa por ganar a uno de los equipos más en forma del campeonato. De quien su propio entrenador, Sergio Pellicer, ha relatado que ha visto "fuego en los ojos" de los jugadores del Málaga. Esa descripción resulta suficiente para descubrir el momento del rival que visita este viernes el Estadio de Gran Canaria. El Málaga es hoy la antítesis del equipo amarillo, porque viene lanzado desde el fondo de la clasificación victoria tras victoria.


Se adivinan cambios en la formación local. No sólo por la baja de Mantovani, sancionado, sino por las dudas que ha expuesto Pepe Mel sobre Pedri y Varela. Ambos están condicionados por el momento físico, siendo ahora los jugadores con más fútbol de ataque en teoría. Y también por la posibilidad de que Tana Domínguez regrese al once titular, ya que Mel ha pedido comprensión a los aficionados si ello se produce.

 

Sea como fuere, tal como dibujó la escena del partido en la víspera, por primera vez la presencia de Pedri es una incógnita en el once titular. Apenas ha trabajado con sus compañeros de club esta semana y el entrenador lleva días hablando de la necesidad de concederle una tregua. Cosa que, por cierto, no hace la RFEF con sus distintos equipos nacionales.


Las Palmas no gana en casa desde hace casi tres meses. Es un periodo muy largo como para pensar que, de mantenerse, no tendría consecuencias. Porque tampoco en los desplazamientos ha aparecido ese triunfo sedante que vuelva a darle sentido a todo lo realizado y al sacrificio. De eso no tiene culpa exclusiva el VAR.

 

Cabe recordar que el Málaga sólo logró ganar una vez en el Estadio de Gran Canaria y que las tres últimas oportunidades en que ambos equipos se cruzaron en la isla el marcador fue el mismo: 1-0, a favor de Las Palmas.


Esta rivalidad competitiva entre grancanarios y andaluces no ha cesado en las últimas campañas, donde han vivido situaciones similares. Viajaron juntos en el descenso último de Primera División, padecieron la pasada temporada la frustración de no lograr el objetivo principal del ascenso y, finalmente, compartieron problemas de confección de plantilla el pasado verano por imperativos salariales de la Liga Profesional.


Esas vidas paralelas vuelven a encontrarse este viernes en el Estadio de Gran Canaria, con el incentivo de tres puntos en un momento de la Liga en el que comienzan a tomarse decisiones. O al menos, la visibilidad del horizonte es cada vez más evidente.


Las Palmas está a tres puntos de la zona de promoción. Y una victoria sería un espaldarazo, máxime si consideramos que en el duelo individual con el propio Málaga se registró un 1-1 en La Rosaleda, en la primera vuelta.