Publicidad
Publicidad

El Gran Canaria echa el resto en su intento de volver a Europa

  • EMPRESAS
  • 13/02/2020 - 20:16
 El Gran Canaria echa el resto en su intento de volver a Europa Katsikaris felicita a Fabio Santana (C. Torres)

El Herbalife Gran Canaria volverá a vivir de espaldas la fase final de la Copa del Rey de baloncesto. La alegría tradicional del equipo isleño y su animosa afición en el octogonal se aplaza para otra oportunidad. En 2016 fueron los amarillos grandes protagonistas del torneo, con el subcampeonato logrado en La Coruña frente al Real Madrid. Fue un momento cumbre de su historial aunque aún se ha de mejorar, pero no será en 2020.


Son tiempos difíciles para Fotis Katsikaris y sus jugadores. Para un club habituado a tener un papel relevante en las principales escenas competitivas de la ACB se le hace larga esta transición. Pero en el horizonte vuelven a estar nuevos objetivos para el final de temporada: el play off por el título y, sobre todo, volver a Europa.

 

Son 14 partidos por completar los que restan a los amarillos. Y la Copa ahora brinda un periodo de reflexión y de recuperación tras los primeros meses de batalla. En el camino hasta la meta tiene importantes citas: Valencia, el derbi canario con Iberostar Tenerife, Baskonia, Joventut ... y epílogo el 10 de mayo como local frente al Real Madrid.

 

La ruta es dura y la ha de emprender con un desfase clasificatorio sobre los ocho primeros. Pero si quiere el Gran Canaria entrar con mejores perspectivas en las apuestas del torneo español, debe elevar sus prestaciones en todas las facetas del juego.


De momento, en el parón hasta el 29 de febrero, no todas las noticias son perfectas para el entrenador heleno Katsikaris. Siete de sus jugadores parten con destino a selecciones nacionales en la conocida primera ventana FIBA de 2020. Javier Beirán y Xavi Rabaseda están citados por Sergio Scariolo para los partidos clasificatorios de España. En idénticas circunstancias el georgiano Beqa Burjanadze y el joven pívot polaco Olek Balcerowski. El reciente fichaje para el puesto de base, Enmanuel Lecomte, actuará antes con Bélgica que con el amarillo de su nuevo club. Y los canteranos Edon Maxhuni y Jovan Kljajic, nombres en la agenda del entrenador amarillo, acuden a sus compromisos con Finlandia y Montenegro respectivamente.


La senda hacia el Eurobasket de 2021, que tendrá como sede Rumanía, cobra ahora esa prioridad para clubes y jugadores.

 

Cierto es que la situación actual del equipo isleño no es tan comprometida como la de la pasada temporada, cuando su continuidad en la Liga ACB estuvo muchos meses entre interrogantes. Fue el peaje a una dura campaña en la que combinó su debut en la Euroliga con la siempre intensa competencia interna de la Liga ACB. Se vivieron entonces momentos difíciles, con tres cambios técnicos hasta que por fin Pedro Martínez dio con la solución. La permanencia se ganó con mucha incertidumbre y sufrimiento. Y, tras ella, llegó un cambio notable en la plantilla.


De aquellos vientos, la brisa actual. Al Gran Canaria le está costando encontrar ese nivel que tuvo hasta hace tres temporadas. Por eso, esta recta final de campaña 2019-20 se convierte en un reto para todo su colectivo. Katsikaris aceptó la propuesta con la misión implícita de sellar un billete de retorno al Continente, a través de la Eurocup donde de la mano de Aíto García Reneses también el club tuvo al alcance de sus dedos el título continental. No lo logró porque en 2015 se interpuso en su camino un extraordinario Khimki ruso.

 

Rehacer el trayecto al Continente es la principal idea, para borrar de la mente de sus seguidores el estribillo de "cualquier tiempo pasado fue mejor".