Publicidad
Publicidad

La previa

La UD, con una decena de bajas y ante una galerna

  • CRÓNICAS
  • 31/01/2020 - 16:56
La UD, con una decena de bajas y ante una galerna

Manuel Borrego


La UD Las Palmas visita este sábado al equipo más en forma de la Segunda División: El Deportivo de La Coruña. Serían líderes los jugadores de Fernando Vázquez si la Liga hubiese comenzado tras el epílogo de la primera vuelta. Ha hecho pleno de victorias en los cinco últimos partidos y en ese ambiente de plena euforia aparecen en Riazor una UD condicionada otra vez por las muchas bajas que tiene en sus filas.


Sin esos diez jugadores ausentes, Pepe Mel ha confeccionado una convocatoria que no descifra con claridad el once que se medirá al Deportivo. Y ocurre también porque Las Palmas no atraviesa su mejor momento de forma mientras sigue tratando de encontrar el impulso de su primer triunfo de 2020.


Si los problemas de enfermería no fueran pocos, para este encuentro se acumula la ausencia de dos de los jugadores de mejor rendimiento actual. Las ganas inagotables que pone Javi Castellano y la zurda de Benito Ramírez, la solución más reciente a la falta de gol de los amarillos.


Todo, en teoría, pinta un escenario con amenaza de galerna para los jugadores de Pepe Mel; casi más por las propias adversidades que por el momento de lucidez de los gallegos. La dificultad del partido es muy importante, pero fue precisamente en La Coruña donde comenzó a reaccionar el equipo de la mano del nuevo entrenador. Asomó entonces también en un momento delicado y fue capaz de arrancar los tres puntos de la pasada temporada.

 

Repetir la foto de una formación es un imposible esta temporada en la UD Las Palmas. El equipo está condicionado por varias incógnitas: la continuidad de Tana, el relevo de Javi, las ganas de volver de Narváez, ... "Me lo pensaré entre hoy y mañana", dijo el entrenador antes de la partida.


El Deportivo se frota las manos. Cuentan que Fernando Vázquez apareció este viernes con una misteriosa sonrisa antes de comenzar a desmenuzar sus opiniones sobre el partido. Conocía entonces los problemas de su oponente, que había facilitado la convocatoria tan condicionada. Y hablaba de encadenar ocho victorias consecutivas, algo que ha solicitado a sus propios jugadores.


Pero sabe bien que Las Palmas podría pasar por ser el equipo más imprevisible del Planeta. Fue así cómo recordó aquel final de Liga firmante por el propio Vázquez en el banquillo grancanario. Cuando pintaba un cielo azul, se volvió negro y sin solución. A Mel le toca este sábado pintarlo de colores.

 

Noticias relacionadas