Publicidad
Publicidad

La previa

Un examen de ac/ptitudes que durará nueve semanas

  • CRÓNICAS
  • 13/04/2019 - 19:09
Un examen de ac/ptitudes que durará nueve semanas Alineaciones probables de Las Palmas-Cádiz, este domingo en el Gran Canaria

Manuel Borrego


En las dos últimas semanas se ha ido transformando el discurso de Pepe Mel. El de este sábado pareció hablar más como entrenador futuro de la UD Las Palmas que de la actualidad rabiosa de una competición que no ha acabado. E, incluso, tomó una decisión le involucra como un técnico que quiere convertirse en un revulsivo en la entidad.


Es como si el ahora capitán del navío amarillo estuviera ya dando las primeras pinceladas del grupo que competirá en 2019-20, aún sin saber en qué categoría va a militar. Aunque, en realidad, lo mismo da que da lo mismo. Porque los defectos hay que hacerlos desaparecer sea cual sea la división en la que la UD Las Palmas salga a competir el próximo verano.


Y además, añade aire fresco a sus palabras. La llamada de Toni Segura es, sin duda, la decisión más profunda de cuantas ha tomado en sus seis jornadas de amarillo. Porque con ella no sólo habló de lo que queda atrás, superado por el puntual momento de la convocatoria de un jugador a estrenar. Sino que el entrenador condimentó su decisión con una pequeña charla sobre la puerta de filiales y el ser o no ser de la UD Las Palmas. Por ello él, ya metido en conversaciones con la dirección deportiva del club, se ve en ese escenario.


No sin olvidar que está el Cádiz enfrente y que es un equipo que fue capaz de sacar los colores a los jugadores de la UD Las Palmas en el Carranza, el partido de este domingo cobra nuevos alicientes. Ya decíamos durante la semana que Mel había dado una vuelta de timón, pero con 27 puntos aún por resolver, el volantazo puede ser mayor aún de lo que se percibe a simple vista. Porque el técnico se ha quejado sin reparos de la actitud de los jugadores en el último primer tiempo en casa, por ejemplo.


Y no sin obviar que quedan muchas cosas por decidir en el campeonato, empieza ya en el mes de abril un último análisis, convertido en un examen que durará nueve semanas. En ellas a Mel se le recomienda que evalúe actitudes y aptitudes de los que están, que son los primeros candidatos. Y, cómo no, de los que vienen ya muy cerca en el equipo de Segunda B. Pero que se fije bien en lo que son capaces con o sin balón, dentro y fuera del campo. Porque, a la postre, estará tratando desde ya lo que la UD anhela desde hace dos temporadas y media: un equipo de verdad.

 

Noticias relacionadas