Publicidad
Publicidad

85-76: El Gran Canaria ha vuelto a casa

Tras el triunfo en Tenerife y la paliza al Darussafakka, los amarillos alzan el vuelo de forma definitiva en la Liga ACB imponiéndose al Unicaja de Málaga en un partido sobresaliente de Eriksson y en que mostraron una imagen homogénea en su juego

  • CBGC CRÓNICAS
  • 16/03/2019 - 21:31
La energía de Wiley contrasta con la alegría del público en el Gran Canaria Arena, este sábado frente al Unicaja (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

 

Vuelve el Gran Canaria que todos conocíamos. Alegre, vistoso en su juego y como dijo el propio Luis Casimiro al término del choque, "reactivado por la llegada del nuevo entrenador", Pedro Martínez, para mirar hacia arriba en la clasificación. Los puntos de Marcus Eriksson (26) y la actitud defensiva del Herbalife fueron claves para reconocer la merecida victoria de un cada vez más regular conjunto amarillo.

 

Empezó el partido con el Unicaja mandando en el marcador, pero ante un Gran Canaria más solido y confiado que en otras ocasiones. Las victorias parecen haber ejercido como elixir ante los amarillos, que respondían con rotundidad a los malagueños hasta el punto de invertir el dominio andaluz de los primeros compases (5-11) hasta tomar la delantera en el luminoso y acabar el primer cuarto con 22-19 a su favor.

Parecía evidente que el ‘piano' amarillo era un instrumento de calidad, al que Pedro Martínez ha sabido darle el punto de afinamiento adecuado; y con un solista como Marcus Eriksson en estado de inspiración celestial, la música en el Arena sonaba a gloria cuando la ventaja llegaba a los doce puntos (34-22) tras un triple del sueco a 6:18 del descanso, estirado hasta los 13 (39-26) dos minutos y medio después que motivaba un cambio energético en el conjunto malagueño (39-31).

 

Pero eso no importaba ahora tanto como en otras ocasiones anteriores. El Herbalife parece en estos momentos un conjunto más fiable, que no solo es capaz de conseguir un porcentaje de tiro más regular sino que culmina las transiciones con una decisión endiablada para ‘machacar' cuando se le presenta la ocasión a un rival de la entidad de los malagueños celebrando el paso por ‘Ecuador' del partido con su máxima renta (49-36).

 

Y a todo eso se le suma que a las propuestas de Martínez, el Granca ha encontrado un filón en un hombre como Balcerowski, quien con descaro es capaz de resolver situaciones complicadas ante el acoso del rival. Con él en la pista, el +13 en el luminoso parecía estabilizado pese a que el ritmo anotador se había ralentizado en el partido.

 

Coincidiendo con su momento de descanso, el Unicaja le dio una nueva vuelta de tuerca al partido para poner a prueba la consistencia del nuevo Granca de la mano del examarillo de Sasu Salín que colocaba a su equipo a un paso de los locales (60-57) firmando un parcial 0-10. Y hubo capacidad de respuesta a esta primera advertencia verdilla al partido que seguía dominando el Herbalife cuando se alcanzaba la última cuenta atrás (69-59).

El partido ni avanzaba ni retrocedía hasta que Eriksson tomó el timón para convertirse en el punto desequilibrante en la pugna defensiva de ambos conjunto y con Hanna en la dirección, contener las avalanchas de un Unicaja que no rendiría fácilmente la bandera hasta que a 30 segundos del final el partido ya parecía imposible de voltear (83-75) como demostró el 83-76 del cierre.


Ficha del partido:

85 Herbalife Gran Canaria (22+27+20+16): Wiley (8), Balcerowski (9), Hannah (12), Vene, Strawberry (15) -equipo inicial-, Eriksson (26), Balvin (4), Paulí (2), Rabaseda, Tillie (5) y Oliver (4).

 

76 Unicaja Málaga (19+17+23+17): Díez, Milosavljevic (8), Lessort (8), Wiltjer (17), Boatright -equipo inicial-, Salin (12), Shermadini (10), Waczynski (8), Roberts (9) y Suárez (4).

 

Árbitros: Fernando Calatrava, Luis Miguel Castillo y Jacobo Rial.

 

Incidencias: 23ª jornada de la Liga ACB. Pabellón Gran Canaria Arena. 5.794 espectadores

 

Galería: C. Torres

 

 

 

Galería de fotos

La energía de Wiley contrasta con la alegría del público en el Gran Canaria Arena, este sábado frente al Unicaja (C. Torres)
Willey y Balcerowski celebran una de las canastas en el partido frente al Unicaja, este sábado (C. Torres)