Publicidad
Publicidad

67-75 en la Euroliga

El Granca hace trabajar al campeón

Los amarillos ceden en el último cuarto ante el Real Madrid, que tuvo que pelear cada balón para llevarse una trabajada victoria del Gran Canaria Arena

  • CBGC CRÓNICAS
  • 08/01/2019 - 22:23
Reyes pelea una bola entre Oliver y Pasecniks, este martes en el Gran Canaria Arena (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

Al Gran Canaria se le escapó la victoria en la recta final del partido ante el Real Madrid (67-75). Los amarillos, que tuvieron el partido a su favor durante mucho más tiempo, vieron como el vigente campeón de la competición les pasaba factura. Dos cuartos para cada equipo, pero la buena noticia final es la impresión de que los de Víctor García ganan buenas sensaciones tras la victoria pasada ante el Fuenlabrada y un buen partido con los de Pablo Lasso.

Del 0-5 inicial al 15-8, y vuelta la victoria parcial del Madrid en el primer cuarto (15-16). El partido empezó con una constante ida y vuelta en el control de ritmo y juego. Lo mejor de todo era empezar sin temores, y en eso el Granca demuestra un carácter que alimenta la fe en sus posibilidades en las dos competiciones. Ante el Madrid, los amarillos necesitaban una nueva muestra de carácter y el segundo tramo de diez minutos del choque.

El conjunto insular era otro bien distinto a lo que se veía viendo en las últimas semanas. La defensa le permitía correr y provocar constantes pérdidas en los madrileños que preocupaban enormemente a su preparador. Y así, salvo el 0-5 inicial y el 15-16 con el que culminaba el primer cuarto, el Gran Canaria siempre iba por delante en el marcador ante un vigente campeón de la competición que no encontraba manera de atarle en corto.

El Gran Canaria se había crecido desde la defensa para no solo correr sino además ganar en confianza a la hora de sus ataques en estático. Lejos de ser el equipo timorato de otras ocasiones, el conjunto de Víctor García se atrevía con todo, dando verticalidad a su juego y espantando de la intimidación del gigante Tavares en la pintura. Así se llegaban a situaciones de dominio local, a pesar de contar con su líder anotador -Eriksson- en el banquillo por culpa de las faltas, y llegando a los nueve puntos de renta (48-39), que daban la sensación de ser más por el control también del ritmo de los representantes canarios en la Euroliga.

Pero como no podía ser de otra manera, dominar a un pura sangre no iba a ser nada fácil. Al Madrid hay que derrotarle muchas veces en un partido; y en ello se encaprichó en demostrarlo Tavares a la hora de liderar la culminación de la reacción al firmar primero el empate a 58 a 7:30 del final que ponía a cero todo el encuentro, y luego la remontada total 60-61 un minuto y medio más tarde.

Los amarillos intentaron dar respuesta a la ofensiva visitante sin perder la calma, pero entonces llegaron las dudas y eso favorecía a la defensa madrileña para controlar no solo los tiros a canasta sino también los rebotes en su aro, que ya no se filtraban como pasaba minutos antes. El 62-64 a cuatro minutos del final era el caldo de cultivo en el que jugadores como Rudy Fernández se convierten en muy nocivos para sus rivales. Dos triples suyos de manera consecutiva ponían más tierra de por medio (63-69) sobre un Granca que ya empezaba a jugar contrarreloj.

Ficha del partido:
67 Gran Canaria (15+19+22+11):
Oliver (12), Eriksson (7), Rabaseda (8), Báez (12), Balvin 88) -equipo inicial-, Magette (2), Vene, Pasecniks (7), Paulí (11) y Tillie.

75 Real Madrid (16+11+25+23): Lllull (16), Causeur (4), Randolph (10), Taylor (5), Tavares (8) -equipo inicial-, Fernández (11), Campazzo (7), Reyes (2), Ayón (10), Deck (2), Prepelic y Thompkins.

Árbitros: Robert Lottermoser, Saso Petek y Saulis Racys.

Incidencias: 17ª jornada de la Euroliga. Pabellón Gran Canaria Arena. 5.214 espectadores.

Galería de fotos: C. Torres