Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad

La UD redescubre al ariete Collado

Compañero de Vitolo y Viera en juveniles, el delantero regresa a sus orígenes para hacer carrera empezando por Segunda B. En 2010 fue traspasado al Sporting de Braga tras ser captado por Jorge Mendes, agente de Cristiano Ronaldo

  • PROTAGONISTAS
  • 16/07/2014 - 11:27

Manuel Borrego

En el rostro de Tonono Rodríguez, titular del departamento de captación y formación de UD Las Palmas, se reflejaba la satisfacción por la cosecha de jugadores que ha logrado reunir para la segunda campaña consecutiva del filial en Segunda B. Narra con entusiasmo todos los casos, pero el brillo de sus palabras se acentúa al hablar del delantero José Collado (24 de marzo de 1990), otro de los grancanarios emigrantes a los que ha logrado convencer para incorporarse al proyecto de cantera del equipo representativo. Porque el ariete de 1,91, formado en la cadena de la UD Vecindario y en juveniles de la casa amarilla, es una de las joyas que ha perseguido durante mucho tiempo hasta que por fin ha llegado la hora. En Collado llegó a fijarse en 2010, cuando tenía 20 años, el mismísimo representante de Cristiano Ronaldo -Jorge Mendes- para llevarle desde la Gimnástica Torrelavega hasta el Sporting de Braga. En el conjunto de la Primera División portuguesa firmó por cuatro temporadas pero no logró echar las raíces, que ahora aspira a consolidar en la nave grancanaria. Collado realizó este miércoles su primer entrenamiento con Las Palmas Atlético y está tan ilusionado con su nuevo ciclo como el club con él.

"Salí hacia el Villarreal en el último año de juveniles de la UD Las Palmas. El club de Castellón me cedió a la Gimnástica de Torrelavega, en Segunda B (14 goles con el conjunto montañés, reza su curriculum). Hice una buena temporada y me compró el Sporting de Braga, en un año en el que jugaban Champions. Fue Jorge Mendes quien me captó para llevarme a Portugal. Él maneja todo lo que ocurre en los clubes de su país. Pero la historia pudo ser distinta", matiza Collado. "Porque la primera intención tras jugar en Torrelavega fue irme al Real Madrid Castilla. Sin embargo, cuando ya estaba en la capital para firmar el contrato, mi representante me pidió que paralizaba porque había surgido algo importante en Portugal".

Ese traspaso, cuyas cantidades desconoce Collado, le sirvió para sellar un contrato de cuatro temporadas con el conjunto luso, que también le cedería "año y medio al Atlético de Madrid B. No llegué a debutar en la Liga de Portugal, porque allí no confiaban en la juventud". Ese técnico era Domingos Paciencia, el que fuera delantero del CD Tenerife. "En Portugal la competición es muy dura; se contaba mucho más con los futbolistas veteranos. Cuando yo llegué el Sporting era subcampeón y se habló de la posibilidad de cederme a Río Ave, con Pizzi. Pasado el tiempo sentí que no confiaron en mi juventud a pesar de que apostaron por un contrato largo".

Su ciclo continuó en el Guadalajara, en Segunda A. "Estuve en el Gran Canaria, el día que Jonathan Viera anotó el 3-2 de falta en el último minuto", precisa. Y también tuvo un paso por el filial del Rayo. Pero ahora llega con fuerza al Anexo de Gran Canaria, llamado por la "política de cantera que ha emprendido el club, que es muy atractiva para todos nosotros. Eso no es estilaba antes", recuerda. "El club está sacando jugadores de su cadena para el primer equipo y además es capaz de traspasar a clubes de Primera, como Sevilla y Valencia. Alcanzado este momento he considerado que Las Palmas es el sitio adeucado y llego en el momento adecuado".

"Mi ídolo es Ibrahimovic"

"He vuelto maduro a casa, después de pasar mucho frío por distintos sitios (bromea). Soy un delantero alto, pelotero. Voy bien a ras de suelo, disparo potente, ... Confieso también que estaba cansado de estar tanto tiempo fuera de casa. Eso tiene un desgaste, con años buenos y no tan buenos". El jugador con el que siempre empatía Collado es el sueco Ibrahimovic, porque "es un delantero de referencia que destaca en todas las facetas del juego de ataque: por arriba, a ras de suelo, por potencia. Es mi ídolo, por su juego y por su carácter".

"¿De la Unión Deportiva?. Vitolo es un grande. Jugué con él y con Jonathan Viera en División de Honor y en el Juvenil C de la Unión Deportiva. Me alegro, quiere seguir sus pasos". Los caminos tienen a veces una rotación: el tándem Tonono-José Arocha fue el que le descubrió para pasar de cadetes del Vecindario al amarillo de la capital. Hoy, con kilómetros en su mochila, vuelve al punto de partida "para hacer goles y ayudar a Las Palmas Atlético".

Josico Moreno observa las evoluciones de José Collado, el nuevo ariete del filial (C. Torres)

  • Publicidad