Publicidad
Publicidad

Fuli y una sanción en diferido cuatro meses después

  • TERCERA
  • 13/06/2020 - 12:29
Fuli y una sanción en diferido cuatro meses después Fuli Tarajano, con la UD San Fernando (C. Torres)

M.B.

 

El fútbol está siendo un rato cruel con Fulgencio Tarajano, aunque toda la misa no está dicha. El ex jugador de Las Palmas Atlético, ahora en la UD San Fernando, se lesionó frente al Marino en el último partido que pudo disputarse en el grupo canario de Tercera División. Y ese día, sin pronóstico alguno de lo que iba a suceder con la pandemia del coronavirus, Fuli recibió una tarjeta amarilla acumulativa que era la quinta de ciclo.


La lesión tuvo una rápida solución, al tratarse de una subluxación de hombro. Fuli, bien rodeado por la gente de su gremio (ahora en el equipo de fisioterapeutas de la UD Las Palmas) pudo resolver el problema, del que está totalmente recuperado. Pero lo que no esperaba que, pasado el tiempo de confinamiento, la RFEF desplazara hasta el play off el partido de sanción que correspondía haber cubierto en la Liga regular de Tercera. Esta semana, la RFEF hizo públicas estas normas y obliga a no jugar en el primer cruce del play off a aquellos futbolistas que tuvieran pendiente ese partido de castigo. Es una sanción en diferido cuatro meses después.

 

Ese es un contratiempo fuera de plano, porque se ha demorado de marzo a julio (el domingo 19 juega la eliminatoria el Sanfer frente al Tenisca) y a Fuli le han roto al menos esa ilusión del primer cruce. Si su equipo gana la eliminatoria, el centrocampista del Sureste grancanario podría jugar entonces la final. Y todo quedaría en una anécdota.


La RFEF aplica un criterio sancionador general para un momento excepcional de las competiciones, porque nunca antes se había dado una paralización como la actual. El de Fuli no es un caso aislado, pero afecta especialmente a las ilusiones de un jugador que no ha tenido fortuna en esto de las fases de ascenso. Porque en 2016-17, siendo titular hasta la jornada 25 con Manolo Márquez, no pudo participar en la promoción de ascenso a Segunda B con Las Palmas Atlético. Una lesión le hizo estar fuera, aunque sus compañeros recordaron activamente su concurso en el éxito del filial.

 

Ahora, esa maldita quinta tarjeta le está robando el sueño.

 

Noticias relacionadas