Publicidad
Publicidad

"¡Papi, cuando vengas mete 40 puntos!"

El base catalán se despide entre lágrimas, agradecido por el trato de los isleños y con la convicción de que "voy a seguir en activo, no sé aún dónde"

  • CBGC CAMPO ATRÁS
  • 11/06/2019 - 12:14
Oliver, emocionado, en el momento de valorar su adiós al Gran Canaria este martes (C. Torres)

Manuel Borrego


En pocas horas, Albert Oliver ha vivido sus instantes más emocionantes desde que llegó hace seis temporadas a Gran Canaria. El base de Tarrasa conoció la decisión del club de no renovar su contrato, aunque ello no significará la despedida del deporte. "Seguiré jugando, no sé aún dónde. Valoraré las ofertas que lleguen con mi familia".


La noticia se divulgó este martes aunque Oliver tuvo que compartirla 24 horas antes con su esposa e hijos. Se mostró muy agradecido por todo el trato recibido entre los isleños desde que pisó tierra. Tuvo palabras de agradecimiento para todas las personas que ha conocido en el club y en la isla, desde los presidentes, técnicos, compañeros, utillero, fisios, médicos ... "hasta los empleados de mantenimiento del Gran Canaria Arena", expresó.

 

Habló entre lágrimas, emocionado y con la voz a veces entrecortada. Pero no se dejó ningún mensaje atrás, reconociendo que "a pesar de la gratitud, como deportista no estoy enfadado pero sí molesto porque no me quieren".


Y contó una anécdota, porque cuando llegó la noticia a cas de los Oliver "mis hijos estaban enfadados, porque quería que siguiera" .... Y le dijeron: "¡Papi, cuando vengas mete 40 puntos!".

 

"No fue fácil ver llorar a la familia. Mis hijos lo entendieron. Quieren seguir compitiendo con el Gran Canaria y también quieren ver sus partidos ... Seguro que el día que querrán que no gane el Granca será cuando enfrente esté su padre", subrayó.


Todos esos mensajes del ejemplar deportista se emitieron en un tono afectivo, conocedor de que "esto es ley del deporte". Comprende la decisión del club porque "de igual forma que yo vine hace años porque entendían que podría mejorar la posición, ahora pueden pensar lo mismo con mi marcha".


La primera persona que recibió su agradecimiento fue el propio director deportivo de la entidad, Berdi Pérez. "Le dije ayer que le daba las gracias por haberme fichado con 34. Era fácil incorporar a un jugador con esa edad, pero he estado aquí seis años más" (...) "No hacía falta que Berdi me diera una explicación, pero me la dio".


Además de Berdi, estuvo Oliver acompañado en la sala por el presidente Enrique Moreno, que le definió como "una leyenda de nuestra entidad, aunque él aún no lo crea". También sus compañeros Eulis Báez y Xavi Rabaseda, además del director general del club, Juanra Marrero, y el delegado del equipo, Joan Pera Vila.


"Esto no significa que dejo el baloncesto. Lo hablé con mi esposa -presente en la sala-. Y he decidido seguir dando guerra", confesó el base.

 

Sus momentos en el Gran Canaria son muchos, pero no olvida "el día que regresamos tras ganar la Supercopa. Estuvimos una hora agasajados por los aficionados para poder llegar al autocar". Recordó también el abrazo con la grada del Gran Canaria Arena en diversas ocasiones. Sus momentos son muchos, valorando los objetivos de las finales de la Copa o Eurocup. "Sólo nos faltó ganarla".


Expresó que "este año fue muy duro", pero en el recorrido desde su venida sucedieron cosas que "ni loco imaginé que podrían pasar. Cuando me presentaron el proyecto del Gran Canaria, si me llegan a decir que los objetivos que logramos eran los previstos les habría dicho si estaban fumados".


Sintetizó su actuación como "la de un competidor nato. Vine para competir, es lo que me brindaba este club. Estaba a gusto en casa, en la Penya, pero el Gran Canaria jugaba Copas del Rey y play off. Y yo quería competir (...) Soy tan competitivo que con Paulí apuesto quién llega primero al autocar en los desplazamientos".


Al ser preguntado sobre la posibilidad de que el dorsal 4 sea también retirado como el de Moran o el de Stewart, Oliver rompió en modestia. "No creo que sea un jugador como para retirar la camiseta". Y sentenció las sensaciones inversas en la mesa de negociación del ‘no' que ha escuchado: "Esto es deporte. Y sé que no ha sido una decisión fácil tampoco para el club".


Fotos: C. Torres

 

 

Galería de fotos

Oliver, emocionado, en el momento de valorar su adiós al Gran Canaria este martes (C. Torres)