Publicidad
Publicidad

Iriondo, un técnico con alma de verdugo

  • EL RIVAL
  • 05/01/2019 - 13:47
Iriondo, en la despedida de la Copa con Manolo Jiménez, entrenador entonces de la UD Las Palmas (C. Torres)

M.B.

La UD Las Palmas visitará este lunes a uno de los equipos modestos de moda en el fútbol español. En las previsiones del Rayo Majadahonda quizá no estaba temporadas atrás verse algún día con el escudo de la Liga Profesional. Pero así ocurre ahora, defendiendo plaza en la Segunda División pese a la dureza de la parrilla de salida.

Antonio Iriondo (65) es una de las claves del éxito del equipo de la provincia de Madrid. Tiene su propio pasado contra la UD Las Palmas, a la que logró vencer en Segunda División B cuando dirígia en 2004-05 al San Sebastián de los Reyes. Aquel 2-1 en Matapiñoneras se produjo muy cerca del final de la fase regular (jornada 36) y descabalgó por completo al equipo amarillo de Carlos Sánchez Aguiar de poder jugar promoción de ascenso.

De alguna manera, Iriondo tiene alma de verdugo con Las Palmas en la que acabó siendo la peor temporada en la historia de la UD Las Palmas por su posición final en el grupo I de la Segunda B.

Esta misma temporada la UD volvió a caer, esta vez en Copa, con el Rayo Majadahonda y en el Estadio de Gran Canaria.

Iriondo le ha puesto su propio estilo en el juego de un equipo al que no le duele tener el balón y emplearlo para desorganizar a sus rivales.

Precisamente en las últimas horas, el técnico del Rayo explicaba en Marca sus propias teorías futbolísticas, con las que quiere sorprender de nuevo a un rival que tiene sus propias urgencias.

En su filosofía de juego está el riesgo: "Las batallas se ganan desde el centro del campo, pues bueno, incorporemos más gente en el centro del campo. Si los contrarios ponen un punta para qué coño pongo cuatro defensas: pongo dos o pongo uno. Y así puedo ganar donde está la pelota. Porque hay dos formas de hacer, por ejemplo al defender: o donde puede llegar o donde está; bueno, pues yo prefiero defender donde está antes que donde llega".

Riesgo, asociado a la posesión: "Y yo, que era un juvenil, vi cómo Pereira, con sus pies torcidos para dentro, salió, se regateó a uno, salió del área pequeña, hizo una pared con otro, salió del área grande y parecía que se iba cayendo pero no se caía y sacó la pelota jugada rodeado de contrarios. En ese momento dije... esto vale mucho, esto es así o si no, para mí no vale. Entonces mis jugadores cuando dan una volea para delante... el primer día pues lo entiendo, pero después... es mejor utilizar otras herramientas".

Sus palabras tienen reflejo en la realidad de los números. El modesto Majadahonda es un equipo con 8.902 pases en el vigente campeonato, casi 400 más que la UD. Y suma 180 remates a puerta, 8 más que los amarillos. En el campo, un equipo sin nombre está siendo capaz de establecer un puente entre el criterio del técnico y el modus operandi del equipo.