Publicidad

Cuando falta el fútbol, garra

  • LA MOVIOLA
  • 02/03/2018 - 11:34

M.B.

No sabemos todavía el valor final del punto logrado por la UD Las Palmas ante el FC Barcelona. Quizá pueda ser determinante en la trayectoria de la temporada. Así lo pelearon los amarillos.

A falta de fútbol, ganas. Eso es al menos lo mínimo exigible en las condiciones actuales y tras la más nefasta primera vuelta en la historia del club.

Esas ganas salvaron a Las Palmas ante un halcón que no tiene piedad. El partido dejó muchos instantes, porque aún no siendo brillante, sí fue muy emotivo.

Los goles marcaron el destino de la igualada pero hubo más. Un momento crucial del choque se produjo cuando Messi logró irse en velocidad desde el centro del campo hacia la portería. El Barcelona había malogrado una situación similar en la primera parte, con fuga del argentino y disparo de Luis Suárez al cuerpo de Chichizola.

En la segunda mitad, no estaba dispuesto a perdonar. A Messi le faltaban pocos metros para llegar al área cuando apareció el Vasco Aguirre por su izquierda, lanzándose como un kamikaze al suelo para arrebatarle el balón con limpieza.

La ovación que le brindó el público fue notable. A veces el jugadón del encuentro no lo firma el que crea, sino el que pelea. Porque todos están metidos en la misma piel. Ese es uno de los aspectos ambientales que ha logrado la nueva UD Las Palmas. Si no hay fútbol, garra ... al menos. Sin duda, esa herramienta le puede dar la permanencia.