Publicidad

Efeméride

6-11-1977: La UD golea a un Atlético campeón

  • QUÉ FUE DE ...
  • 06/11/2020 - 07:55
6-11-1977: La UD golea a un Atlético campeón Morete, con la camiseta que le había entregado Luiz Pereira, tras aquel 3-0 de 1977 (Archivo: N. Rodríguez)

M.B.

 

Una de las victorias sonadas de la UD Las Palmas sobre el Atlético de Madrid se firmó el 6 de noviembre de 1977 en el Estadio Insular.


Los amarillos, en el año de estreno en su banquillo de Miguel Muñoz, vencieron 3-0 a un conjunto colchonero que pisaba la isla como campeón de la Liga anterior, etapa ya de Luis Aragonés como entrenador.


Fue una gran noche de fútbol, de poder a poder, que se resolvió en la segunda parte. El 1-0 fue obra de Morete, tras astuta jugada de Juani. El extremo sacó rápido una falta mientras el Atlético colocaba la barrera y dejó en solitario al Puma ante Reina.


El Atlético se desplomó en la segunda parte, con la expulsión de Luiz Pereira. El gran central brasileño bromeó con el público y se quedó en el campo viendo la debacle de su equipo. Maciel fue el autor del segundo tanto, a pase de Morete. Fernández anotó un tercer gol, anulado por el colegiado andaluz Navarrete, y finalmente Morete completó la noche en una jugada clásica de desmarque.


Las Palmas
alineó a Carnevali, Estévez, Felipe Martín, Roque, Hernández, Jorge, Félix, Brindisi, Juani, Maciel y Morete. En los cambios entraron Pepe Juan y Fernández.


El Atlético formó con Reina, Capón, Bermejo, Pereira, Marcelino, Marcial, Robi, Benegas, Leal, Aguilar y Rubén Cano. Vilches y Alberto entraron en los cambios.


Llenazo en el estadio Insular.


La anécdota del partido estuvo en el momento de la expulsión de Pereira, que se quitó la camiseta al paso por el banquillo de la UD Las Palmas y la lanzó hacia los componentes. El público no entendió bien lo ocurrido. Y es que Morete había realizado al brasileño la petición para conservar la prenda rojiblanca del central. Al final del partido, el propio ariete argentino apaciguó las aguas y acompañó a su amigo hasta vestuarios. Eso sí: camiseta en mano.