Publicidad

Nandi Espino: De gamberrilla a jueza Asobal

La colegiada grancanaria se convertirá en la tercera española en dirigir la máxima categoría de balonmano, tras pasar toda una vida en las canchas de 40x20

  • GENTE CON DUENDE
  • 30/07/2020 - 14:12
Nandi Espino: De gamberrilla a jueza Asobal Nandi Espino, la nueva colegiada de la Liga Asobal, tercera mujer en lograr este objetivo en España (C. Torres)

Manuel Borrego


"¡Uyyy!. Como jugadora era una gamberrilla. Lo reconozco. Me tocó incluso alguna sanción por ello. Oscar (Raluy) y Angel (Sabroso) lo tuvieron difícil conmigo. Pero ahora, pasado el tiempo, soy colegiada de la Liga Asobal. Yo misma estoy asombrada del cambio".


Ella es María Fernanda Espino Guerra (5 de enero de 1976, Las Palmas de Gran Canaria), quien a comienzos del mes de septiembre de 2020 se convertirá en la tercera mujer española en dirigir partidos de la mejor Liga mundial, la Asobal. Toda su historia personal está relacionada con el balonmano, el deporte que le ha cautivado. Y en el trayecto ha sufrido una profunda metamorfosis personal hasta alcanzar una de las cimas que antes saborearon la gallega Cristina Fernández Piñeiro y la catalana Agatha Gracia Sánchez.


Nandi es de Las Rehoyas y el balonmano, el deporte que se practicaba en el Colegio Nacional Calvo Sotelo, como entonces se denominaba. "Jugaba como central en el club que se originó allí, con Molina como entrenador. Fui jugadora fundacional de aquel equipo", recuerda con precisión. "Sólo balonmano en mi vida, nada más. Porque cuando terminé como jugadora me inicié en el arbitraje".


Actuó también en Almacenes Ojeda, Viajes Las Palmas, Cruz Mayor, Somar y finalmente Tamarana. "Llegué a entrenar con Nanda Suárez en el Obispo Frías. Todo lo he sabido disfrutar pero llegó el momento en que decidí dejarlo como jugadora porque supe que me llegaba la hora".


El estreno como colegiada de la Liga Asobal y, también, su continuidad en la Liga femenina de División de Honor lo hará con el tinerfeño Víctor Navarro, su actual compañero de andanzas judiciales. "He llegado algo tarde a la máxima categoría. Y, lo admite, nunca me lo puse como objetivo. Pero con el paso del tiempo vamos cubriendo etapas. Ahora quiero disfrutar con los mismos criterios que me han llevado hasta aquí".


Espino está tan liada en este deporte que incluso ocupa la vicepresidencia de la Federación Insular. Todo su mundo está en un rectángulo 40x20. Así se expresa para los lectores de Tinta Amarilla.

 

No me siento diferente

"No me siento una mujer diferente por ello. Quienes me conocen saben que soy la misma. Pero soy una privilegiada porque puedo fomentar el arbitraje femenino con mi presencia en la Liga. Detrás de todo ello hay un trabajo de muchos años, de muchas personas, a las que puedo representar"

Oscar y Angel me padecieron

"Mi trayectoria empezó siendo jugadora de balonmano. También pude entrenar, con el tiempo, a equipos de la base. Pero cuando terminé en Territoriales vi que venían muchas niñas pisando fuerte como jugadoras. Di un paso atrás pero también fue un paso al frente. El balonmano es mi pasión, mi estilo de vida. Me retiraba como jugadora pero no lo hacía como deportista. Sentí que podía entrar en una nueva faceta, con la que durante muchos años me llevé muy mal ..." (Reflexiona). "¡Uyyy!. Porque como jugadora era una gamberrilla en la cancha. Me tocó incluso alguna sanción por ello; no me portaba bien. Oscar (Raluy) y Angel (Sabroso) lo tuvieron difícil conmigo, tuvieron que sufrirme. Pero ahora, pasado el tiempo, soy colegiada de la Liga Asobal. Yo misma estoy asombrada del cambio".

Quería saber si había una persecución

"Quise vivir en mis carnes entonces lo que padecía un árbitro. Quería saber si era una persecución lo que yo sentí como jugadora. Y me metí en un mundo que también me apasionó. Me descubrí a mí misma. He mejorado mucho a nivel personal; ahora soy más seria, estoy más centrada. El árbitro ha de ser una persona equilibrada. Empezó dirigiendo a los pequeñitos y he llegado hasta aquí"

Impulso femenino

"Había también un impulso al arbitraje femenino. Empecé en la base, pasé a Territorial y al siguiente año fue al curso de ascenso a nacional. En la siguiente temporada ya estaba pitando en Primera Nacional. Estuve ocho temporadas, seguí en la División de Honor plata, tres temporadas en la División de Honor femenina y ahora ya estoy aquí"

Pareja de Tenerife

"Mi primera pareja fue femenina, con Geni Alamo. Pero ella lo dejó y empecé a dirigir partidos con Víctor. Hubo un cambio durante un tiempo, pero hemos vuelto a estar juntos y vamos de la mano en el ascenso. Él de Tenerife y yo de Gran Canaria. Nos vacunamos y p'alante (risas). No podemos entrenar juntos pero tenemos mucha comunicación, con mucho trabajo previo y posterior de los partidos. Él hace una valoración de jornada y a mí me toca la siguiente. Nos comunicamos los aciertos, errores, ... comparamos si tenemos los mismos criterios. Nos hablamos a diario. La relación es constante"

Sus iconos en el deporte

"Como jugadora admiraba a Nanda Suárez, que actuaba en el Tirma Gran Canaria. Luego a Natalia Morskova, que fue una grandísima deportista. Y como árbitros, mis referentes son los nuestros (Oscar Raluy y Angel Sabroso), que son top a nivel mundial. Me dan muchísimos consejos, de manera constante. Sigo sus palabras: que sea yo misma y que actúe siempre con mi personalidad. Eso es lo que puede marcar la diferencia en nuestro gremio"

Fuerte mentalmente

"Me considero una colegiada mentalmente fuerte. Me da igual que me digan árbitro. Hay que llevarlo todo a la naturalidad. La clave del error es olvidarse en el momento, porque luego se puede analizar para no volverlo a cometer. Si el error no es pasajero puedes cometer el siguiente"

Los jugadores ayudan

"Estar con los mejores jugadores a nivel mundial es una responsabilidad y un privilegio. Supongo que me impondrá, pero yo voy a estar en mi sitio. Con la experiencia que tienen nuestros jugadores me ayudarán en mi labor. Por eso estoy tranquila. El balonmano en España tiene mucha salud"

Respeto al árbitro de balonmano

"El balonmano no es el fútbol. Hay un gran respeto al arbitraje. Incluso en las gradas se reacciona contra el insulto. El balonmano ha tenido una evolución muy favorable en todos los aspectos"

"Dedico cuatro veces a la semana al entrenamiento. Lo que más cuido es el aspecto físico. El balonmano cada vez es más rápido y vistoso; los colegiados tenemos que estar muy preparados para mantener ese ritmo"

El VAR, no como en el fútbol

"El VAR está a nivel internacional. Pero es un VAR diferente al del fútbol, donde hay polémicas y se le quita la importancia al árbitro. El VAR en balonmano es para situaciones puntuales. En el fútbol se analiza casi todo, eliminando el trabajo del árbitro. Estoy en acuerdo con el VAR destinado a determinados criterios. Creo que en el balonmano se aplica mejor (...) El VAR constante para el juego y hace el deporte un espectáculo pesado"

Mi meta es disfrutar

"Mi objetivo es disfrutar. Me mantendré siempre que mis condiciones físicas y mentales me lo permitan. Si no es así en dos años, yo seré la primera en dar un paso a un lado. Si no estoy en condiciones lo abandonaré. Pero me esforzaré para el contrario. No me planteo nuevas metas, ni siquiera para ser internacional. Voy aprendiendo cada día. Nunca he perdido la esperanza para seguir creciendo, como me ocurrió para llegar hasta aquí. Sigo trabajando con la misma ilusión aunque por edad sé que es difícil algún día ser internacional"

La hora del debut en Asobal

"El día del debut sólo quiero conseguir la foto. Y que ese partido lo llevemos bien a nivel arbitral. Estoy deseando que llegue ese día"

 

Noticias relacionadas

  • Luca Papi, el extraterrestre

    Luca Papi, el extraterrestre
    • GENTE CON DUENDE
    • 14/09/2020 - 10:28

  • 40 años de un debut singular

    Benito, el canterano que nunca se rindió

    Benito, el canterano que nunca se rindió
    • GENTE CON DUENDE
    • 07/09/2020 - 08:35

    El 7 de septiembre de 1980 Benito Morales debutaba con 28 años, 2 meses y 22 días, siendo el más veterano jugador de Las Palmas Atlético en viajar a la plantilla profesional del club