Publicidad

Obituario

Fallece Ricardito, héroe del partido de las langostas

  • GENTE CON DUENDE
  • 20/03/2020 - 19:15
Fallece Ricardito, héroe del partido de las langostas Eufemiano Fuentes impone la insignia de oro y brillantes a Ricardito Martínez (UDLP.es)

Manuel Borrego


Este viernes 20 de marzo nos llega la triste noticia del fallecimiento del que fuera delantero de la UD Las Palmas en los años cincuenta, Ricardito Martínez Sáez (Murcia, 25 de enero de 1930).


En su hoja de servicios como jugador amarillo se contempla un ascenso a Primera División (1954), con un total de 137 partidos oficiales en los que anotó 43 goles.


Y en el recuerdo curricular un hecho histórico que sucedió en el Estadio Insular con motivo del denominado partido de las langostas. Sucedió el 17 de octubre de 1954 contra el Athletic de Bilbao, encuentro de Primera División que finalizó con empate 3-3. El archipiélago entonces tenía una plaga de langostas que viajaron desde el Continente Africano. Las imágenes de la época recuerdan a los voraces insectos en el césped, en las porterías, en cualquier lugar de la instalación donde se disputaba el choque.


El hecho heroico de Ricardito lo rememora para los lectores de Tinta Amarilla su hijo, Ricardo. "Mi padre me contó que Orúe, defensa del Athletic, le había roto la nariz durante el partido. Se lo tuvieron que llevar pero volvió minutos después, con un espectacular vendaje, porque se resistió a dejar al equipo en inferioridad (entonces no había cambios). Y tuvo el acierto además de marcar un gol de cabeza".


El público grancanario aplaudió el arrojo del delantero murciano. Y esa garra le valió que "días después, mi padre fue premiado en público por el club al imponerle el presidente Eufemio Fuentes la insignia de oro y brillantes. La foto es célebre porque recibe la distinción aún con los efectos del golpe recibido en su rostro".

De Elche, al Real Madrid ... y Las Palmas


Ricardito había comenzado muy pronto en el fútbol, nos relata su hijo. "Fue captado por el Elche, que lo fichó con apenas 16 años. Y a los 18 el mismísimo Santiago Bernabéu se lo llevó para el Real Madrid. Jugó en el filial, Plus Ultra, donde fue su capitán. Y compaginó esa etapa con el primer equipo", aunque no computó entonces en la Primera División.


En 1952 lo fichó el Valladolid y un año después se enrolaba con Navarro Mazzotti, Luis Valle y Satur Grech en la UD Las Palmas, en Segunda División. La temporada terminó con el ascenso, en el Heliodoro Rodríguez López, en un partido en que no hubo goles. Fue el 25 de abril de 1954. "Y mi padre siempre recordaba de ese día que la UD Las Palmas no pudo celebrar en el Estadio del Tenerife nada. El ambiente no lo permitió. Salieron corriendo al vestuario, del vestuario a la guagua y cuando llegaron a Gran Canaria, entonces se produjo la celebración del equipo".


En la UD Las Palmas se mantuvo hasta 1960, para luego acudir a su destino final profesional como jugador del Atlético Baleares, logrando en aquel equipo el ascenso y actuación en Segunda División.


"Mi padre no era mi alto", precisa Ricardo hijo. "Pero era un buen rematador de cabeza. Decía que lo importante para un delantero en el área que rematara por arriba no era la altura, sino la rapidez, el adelantarse a los movimientos de los defensas. Hizo muchos goles de esta manera. Se le recuerda también porque marcó en 1955 los dos tantos de la primera victoria a domicilio de la UD Las Palmas en Primera División: 1-2 al Deportivo, ambos de cabeza", el 18 de septiembre de 1955.


Tras colgar las botas, Ricardo Martínez estableció su vida profesional y familiar en Las Palmas de Gran Canaria. Desde Tinta Amarilla mostramos nuestro pesar a toda la familia en estos momentos de su despedida.

 

Noticias relacionadas

  • Luca Papi, el extraterrestre

    Luca Papi, el extraterrestre
    • GENTE CON DUENDE
    • 14/09/2020 - 10:28

  • 40 años de un debut singular

    Benito, el canterano que nunca se rindió

    Benito, el canterano que nunca se rindió
    • GENTE CON DUENDE
    • 07/09/2020 - 08:35

    El 7 de septiembre de 1980 Benito Morales debutaba con 28 años, 2 meses y 22 días, siendo el más veterano jugador de Las Palmas Atlético en viajar a la plantilla profesional del club