Publicidad
Publicidad

Stoichkov, la amenaza con nombre legendario

  • EL RIVAL
  • 05/11/2019 - 12:41
Stoichkov, la amenaza con nombre legendario Sotichkov, ahora en el Alcorcón, en una acción de partido con la Balona ante Pablo Santana y Fabio, en 2017 (C. Torres)

B. Pérez


La inminente presencia del CD Alcorcón en el Estadio de Gran Canaria, segundo mejor visitante de la temporada, es una señal de alerta para el sistema de contención de la UD Las Palmas. El equipo de la provincia de Madrid desconoce la derrota en los siete desplazamientos anteriores a venir a la isla: Tres victorias (0-1, 2-4 y 1-3 ante Numancia, Lugo y Sporting de Gijón) y cuatro empates (0-0, 2-2, 1-1 y 1-1 ante Girona, Mirandés, Ponferradina y Rayo respectivamente) han firmado.


En los viajes sólo el Cádiz (14) supera en puntuación a los alfareros (13).


Pero, además, hay que considerar en este partido del sábado a uno de los futbolistas más en forma, quizá una de las revelaciones atacantes del campeonato que tiene nombre legendario: Stoichkov. Es en realidad Juan Diego Molina (25), delantero nacido en San Roque, provincia de Cádiz.


Y de él la UD Las Palmas ya tiene constancia porque goleó en dos ocasiones las porterías del club amarillo. Lo hizo como militante de la Balompédica Linense, en 2017, con el triunfo andaluz en el Anexo ante Las Palmas Atlético (2-3). Y también Stoichkov tendrá en grato recuerdo la portería grancanaria porque en ella firmó su primer gol en la Liga Profesional la pasada temporada, cuando los amarillos pasaron por Mallorca (2-2) y él era una de las piezas del conjunto balear.


Stoichkov apenas ha jugado 18 partidos en total en Segunda División. Pero esta temporada ha sido la de su despertar ofensivo, con el Alcorcón, con 8 goles que lo sitúan a la estela de los mejores de la categoría. Porque 9 tienen los Stuani (Girona), Luis Suárez (Zaragoza) y Alfredo Ortuño (Oviedo).


Y con las licencias defensivas que Las Palmas mostró en su reciente paso por La Romareda, al menos el nombre y las cifras iniciales de la referencia oponente es como para poner las orejas tiesas.