Publicidad
Publicidad

Opinión

  •  

    Hay que valorar en la gestión de Pepe Mel una colección de decisiones acertadas. Son las que él ejecuta en la etapa epílogo del jugador de cantera, pero se vienen alimentando en el club con una cadena muy larga de formadores, captadores y asesores. Porque al final del camino está el técnico madrileño y su determinación es la que alumbra a todos. Hay que expresar también su gratitud por el arrojo demostrado en partidos como el de este martes. No sólo por la confección de un equipo e idea de juego tan condicionado por las bajas, sino por la interpretación en el escenario: yendo a por la victoria y aún perdiendo sin merecerla. En esa filosofía siempre se ha movido la UD Las Palmas y enorgullece.

    También hay que pedir una reflexión interna. El propio Mel insiste en que el técnico actual en el Fútbol Profesional está en una partida de ajedrez moviendo fichas sin cometer error en la posición de sus peones. E, incluso, debe tener en cuanta los acontecimientos por venir de los partidos. Una alineación indebida forzada es una de sus preocupaciones actuales, semana a semana.

    Su queja tan abundante requiere ya soluciones. La normativa exige a 7 profesionales en el campo y el panorama de la UD Las Palmas está siempre condicionado por esta circunstancia. Mel incluso ha calificado como "absurdo" esta parte de la reglamentación, porque su trabajo está maniatado. Pero, llegado a este punto, ¿por qué no decidir alternativas que estén en propia mano?.

    Pongamos el caso de Fabio González, el dorsal 27 (ficha de Las Palmas Atlético). Los datos son evidentes: 18 veces convocado en 23 jornadas disputadas. Las otras 5 no fue citado por dos lesiones. Siempre contó para Mel. Ha jugado en la actual Liga 1078 minutos de un total 2070, con lo que cubre el 52% del tiempo disputado. Fue titular en 13 de las 23 jornadas. Y su compatibilidad con distintas posiciones en el centro y compañeros es evidente. En definitiva, este Fabio de 2019-20 ya no genera duda de su acoplamiento al fútbol profesional.

    Entonces, ¿por qué no ejercer el mecanismo de otorgarle un dorsal profesional?. Si lo hiciera Las Palmas liberaría el 25% de las preocupaciones de su entrenador que, a la vista está, no tiene dudas con Fabio. Si lo hiciera también podría optar a que Las Palmas Atlético tenga a su disposición otro jugador con la licencia que se libera atrás. Y eso es también una manera de fomentar cantera, porque el ciclo se completa con una plaza cubierta y otra que avanza.

    Fabio es uno de los ejemplos. También se podría aplicar a Pedri o Alvaro Valles, que son los tres en el circuito titular del momento.

    Pero hay más refuerzo argumental para una decisión así. Este miércoles, Rocco Maiorino cifró en un 99% el mercado invernal cerrado para la UD Las Palmas. Se está a la espera de Viera, pero Jonathan es titular con el Beijing Gouan desde el primer día de la pretemporada. Tana ... no está, porque ya se lo ha comentado al entrenador. En consecuencia hay un dorsal 21 ahora vacante y dos que podrían ser analizados. Porque el 9 de Drolé y el 22 de Cedrés corren riesgo de no ser utilizados a lo largo de la temporada, o acaso durante mucho tiempo por lesiones de larga duración. Especialmente en el caso del marfileño. Las fronteras salariales acotan también cualquier incorporación externa, al menos esa es la teoría.

    El cambio de rol de un jugador canterano en el mercado invernal no sería novedad. La pasada temporada, por ejemplo, ya ocurrió con Eric Curbelo pasando directamente de Las Palmas Atlético al primer equipo sin tanta demostración de cualidades como, insistimos, han firmado Fabio, Pedri o Valles, los tres avanzados.

    La queja del entrenador profesional es lógica. Lo que está viviendo no lo sufren otros técnicos de la categoría, especialmente en lo referido a lesiones que necesitan paso por hospitales. Se juega mucho en cada partido. Pero también la reflexión es el otro camino que podría, al menos, calmarla.

     

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad