Publicidad
  • Publicidad

Opinión

  • En vísperas de la lluvia de estrellas de San Lorenzo se nos ha ido este martes una de nuestras estrellas. Gilberto Rodríguez, Gilberto I, deja una huella para siempre en la UD Las Palmas. La noticia de su fallecimiento es un duro varapalo para el fútbol canario, que despide en estas horas no sólo a un excelente futbolista de la UD Las Palmas, sino a una gran persona, que fue integrante de la plantilla del mejor equipo amarillo de la historia, el del subcampeonato de Liga, y que pasado los años siguió siempre ligado a sus compañeros. Últimamente su salud estaba tocada, pero no esperábamos este fatal desenlace de un hombre al que la afición grancanaria debe enmarcar en un cuadro de oro, porque así su corazón y así brillaba en sus actuaciones con el equipo canarión.

    En nuestra retina quedan aquellos pases magistrales de Juanito Guedes a Gilberto, que fue uno de los que más provecho obtuvo de aquella mágica pierna zurda. Gilberto arrancaba desde campo propio y Guedes le colocaba a la perfección el balón en sus pies. Tenía perfectamente calculado el pase, y ese tándem entra en uno de los capítulos de la historia de la Unión Deportiva Las Palmas. Su velocidad y su cañonazo han sido únicos y si Gilberto siempre manifestó su orgullo y satisfacción de haber luchado por el escudo de la U.D., la afición puede corresponder con la misma satisfacción. Sin duda, la de Gilberto es la de mayor potencia de disparo conocida en el equipo amarillo en todos sus tiempos. Las porterías rivales dan fe de ello. Su entendimiento en la banda izquierda con Germán Dévora fue igualmente extraordinario y muy productivo para aquel poderoso equipo amarillo.

    Fueron once años que comenzaron en Segunda División y que dos temporadas más tarde llevaría el equipo a la Primera, tras integrarse aquel grupo de los Diablillos Amarillos y realizar aquellas magnificas campañas ligueras que tuvo su punto culminante con el tercer y segundo puesto en la Liga y la incorporación de Las Palmas a las competiciones europeas, empezando por la Copa de Ciudades de Feria.

    Este martes se ha producido el reencuentro de Guedes con Gilberto I en el Cielo. Allí estará también Tonono y Gilberto II, también compañeros. Nombres que se escriben con letras de oro de aquella Unión Deportiva Las Palmas que tanto añoramos, tan diferente a la actual. Descansa en paz Gilberto. Como aficionado y como periodista que ha seguido los pasos de la Unión Deportiva Las Palmas, gracias por todo lo que diste por este equipo.

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad