Publicidad
Última Hora1-1: LAS PALMAS ATLÉTICO NO LOGRA SEGUIR EN EL PLAY OFF DE ASCENSO A SEGUNDA RFEF

El recuerdo de ...

Santiago Ojeda, un canario en la cima de Europa

El legendario luchador galdense firmó en mayo de 1973 su mayor hazaña personal: el primer título continental para el judo español

  • GENTE CON DUENDE
  • 13/05/2024 - 06:41
Santiago Ojeda, un canario en la cima de Europa Ojeda gana a su rival británico y, a la derecha, en lo más alto del podio como campeón de Europa (Archivo:Telo Nuñez/ULPGC)

Manuel Borrego

 

Durante el fin de semana del 11 al 13 de mayo de 1973 el deporte español vibró con un grancanario. El gigante luchador Santiago Ojeda Pérez se colgaba en Madrid la primera medalla de oro del judo español. En la batalla final logró imponerse al británico Remfry, convirtiéndose en el nuevo campeón europeo de los pesos pesados (+93).

 

El podio se completó con los dos bronces del holandés Adelaar (derrotado en semifinales por Ojeda) y del soviético Nisharazde (batido por el isleño en cuartos de final).

 

Ese preciado metal lo venía buscando con ahínco en las ediciones anteriores donde Ojeda fue bronce (Goteborg, 1971) y plata (La Haya, 1972).

 

El galdense Ojeda (1944-1997) ha pasado a la historia como uno de los más grandes deportistas que ha dado Canarias a nivel internacional. Para llegar hasta ese momento dorado que logró a los 29 años tuvo un duro trabajo que realizar. Sus inicios fueron, ¡cómo no!, en la lucha canaria y a través del Club de Luchadores Adargoma. En la arena de la capital grancanaria descubrió pronto sus habilidades en la brega, adoptando el sobrenombre de ‘Pollo de Arenales’.

 

Y animado por sus cualidades luchísticas selló su primera licencia de judo en 1964, el deporte en donde iba a encauzar sus logros nacionales e internacionales hasta el campeonato de Europa. Amado Ramos fue su mentor, con el que progresó cambiando el color de sus cinturones … hasta el sexto dan a título póstumo. El Gimnasio de Las Palmas, dirigido por el incansable promotor deportivo Jesús Telo Nuñez, era el escenario de un aprendizaje que lo llevó a conquistar 19 veces el título nacional de judo o a participar en 1972 en los JJOO de Munich, en representación de España.

Aunque su vocación por la brega no conocía límites ya que Santiago Ojeda destacó también en lucha libre olímpica, sambo (fue campeón mundial) y greco-romana.

 

Ojeda siempre sintió nostalgia por sus días en la lucha canaria, luciendo después del Adargoma los escudos del Guanches de Arucas y Guanarteme. En la Gallera, residencia de este último club capitalino, hay un busto que recuerda su memoria.

 

La mayor de sus hazañas fue la de mayo de 1973. Fueron testigos directos de ella otros judocas canarios con nombre propio, Ramón Domínguez, Miguel Ángel Tejera y Francisco Ramos. Cada uno también con su propia leyenda personal.

 

Noticias relacionadas