Publicidad

Según afirma Danz

El árbitro confiesa a los jugadores del Madrid que lo de Rodrygo es "roja clarísima"

El Comité Técnico Arbitral desmiente la versión televisiva y afirma que dijo: "Si fuera al revés, dirías que es roja clarísima"

  • ENTRE BASTIDORES
  • 29/01/2024 - 20:53
El árbitro confiesa a los jugadores del Madrid que lo de Rodrygo es "roja clarísima"

B. Pérez

 

Siguen las polémicas en el mundo arbitral. Este lunes Dazn descubre la conversación que mantuvo el colegiado del partido entre la UD Las Palmas y el Real Madrid con los jugadores merengues, en el descanso del encuentro.

 

Según esta versión, el árbitro confesó a Nacho Fernández que la tarjeta que había mostrado (amarilla) a Rodrygo en la primera parte tenía que haber sido de otro color.

 

Todo comienza por un reproche del jugador madridista al colegiado por la cartulina. Sin embargo, Soto Grado responde: “Clarísima, es roja”, admitió, pidiendo que no “me comas más la oreja”.

 

“¿Cómo va a ser roja?”, cuestionaron los jugadores del Real Madrid. Para Nacho su compañero “cayó en la provocación” (…) “el otro es el que inicia el conflicto”.

 

Lo cierto es que todo quedó en amonestación, porque de lo contrario el Real Madrid habría jugado con uno menos desde el minuto 5 del primer tiempo.

 

Desmentido del CTA

 

Esta publicación ha provocado de inmediata el desmentido del Comité Técnico Arbitral en una nota oficial publicada en la noche de este lunes. Dice lo siguiente:

 

"El CTA desmiente tajantemente que el árbitro César Soto Grado afirmara, al descanso del partido entre la Unión Deportiva Las Palmas y el Real Madrid del pasado sábado, que un jugador del conjunto blanco debió ser expulsado, tal y como le atribuye el operador televisivo DAZN.

 

Lo que dice César Soto Grado, ante la apreciación de un jugador del Real Madrid, es: “Si fuera al revés, dirías que es roja clarísima”. Invitamos a los jugadores de ambos clubes presentes en la conversación a confirmar, en honor a la verdad, la versión correcta.

 

El CTA lamenta una nueva maniobra con el único fin de poner al estamento arbitral en la diana y vuelve a emplazar a un ejercicio de reflexión a todas las partes activas del fútbol".