Publicidad

¿Por qué Eric pidió a varios compañeros no celebrar el 1-0 fuera del campo?

  • ENTRE BASTIDORES
  • 27/11/2022 - 19:20
¿Por qué Eric pidió a varios compañeros no celebrar el 1-0 fuera del campo? Eric Curbelo pide a varios compañeros que no salgan del campo para celebrar el primer gol de Pejiño al Tenerife (C. Torres)

M. B.

 

Sucedió este sábado en el momento del 1-0, obra de Pejiño, ante el CD Tenerife. El atacante barbateño corrió hacia la Tribuna para festejar allí su precioso tanto. En un instante, una montonera amarilla porque además se unieron los suplentes que partieron desde sus posiciones del banquillo.

 

Y cuando todos estaban inmersos en la celebración, Eric Curbelo pudo recordar un suceso que vivió en primera persona cuando era jugador de cantera del Santa Brígida (en su filial Estrella Roja) y disputaba un partido de fútbol base frente a la UD Las Palmas. Todos sus compañeros satauteños abandonaron el rectángulo de juego tras un gol. Y los amarillos marcaron de inmediato, a placer, a través precisamente de Sandro. Sacaron de centro mientras sus adversarios estaban fuera del campo.

 

Aquel incidente lo podría Eric tener grabado a fuego en sus recuerdos, aunque la Regla 8 actualizada no menciona esta posibilidad. Dice lo siguiente sobre el saque de centro (saque inicial):

 

“Cuando un equipo marque un gol, el equipo adversario reanudará el juego con un saque inicial” (…) “Todos los jugadores, excepto el que ejecute el saque, deberán encontrarse en su propia mitad del terreno de juego”.

 

Conocido es el caso registrado en el Estadio Insular con motivo del gol 1.000 en Primera de la UD Las Palmas, obra de Félix Marrero. Aquel día, los amarillos celebraron el gol de forma colectiva en campo propio, después de una carrera desenfrenada del autor del tanto y del resto de sus compañeros. Y el Valladolid, rival, aprovechó entonces para sacar de centro y provocar una clara ocasión de peligro que no acabó en gol. Dio tiempo a cometer una falta al borde del área. Ahí la norma autorizaba a los pucelanos.

 

Pero Eric Curbelo, con buena memoria, ejerció esta vez en el “por si acaso”. Por eso señaló a algunos de sus compañeros rezagados que no abandonaran el rectángulo de juego.

 

Noticias relacionadas