Publicidad

La previa del domingo

Examen a la autocrítica y a la dureza mental

La UD Las Palmas se obliga a reaccionar con una corrección de errores recientes y una prueba a la integridad moral del candidato al ascenso

  • CRÓNICAS
  • 05/11/2022 - 10:47
Examen a la autocrítica y a la dureza mental

Manuel Borrego

 

El partido oficial número 3014 de la UD Las Palmas está ya en parrilla, previsto para las 17.30 horas de este domingo en el Estadio de Gran Canaria. Desde 1949 a 2022-23, por los distintos senderos del camino, el club representativo tiene una obsesión: jugar en Primera y mantenerse en esa categoría. Y en ello está de nuevo.

 

La recepción de la SD Éibar es una de las pruebas marcadas en su calendario. Lo es por el potencial actual del conjunto armero y por el contraste tradicional de estilos. Aunque el Éibar de la última década nada tiene que ver con aquel original que Las Palmas encontró, con unos signos de identidad propios como equipo modesto y en el que el meta Garmendia simbolizaba el sacrificio del grupo: era el guardián guipuzcoano y el proveedor de los bocadillos para sus largas travesías.

 

El técnico eibarrés, Gaizka Garitano, viaja a Gran Canaria reconociendo que tiene subrayado en su agenda personal del partido ante un rival al que considera “el mejor equipo actual” de la categoría, en espera de jugarse un “partidazo”.

 

Y es así, porque el encuentro sirve de nuevo para testar no solo la capacidad de reacción de los amarillos tras dos resultados adversos, sino para comprobar la fortaleza mental de un grupo que apenas una semana atrás estaba comandando la clasificación, además con puntos de renta.

 

Pero la Segunda División es la categoría más democrática del fútbol profesional y no entiende de teorías. Esa es una de las explicaciones del por qué el Burgos está al frente y equipos como Málaga o Tenerife se atragantan.

 

Toca mover ficha a la UD Las Palmas, con un estilo reconocido y del que ya advierte García Pimienta que no va a renunciar. Aunque una cosa es insistir y otra corregir lo que no está funcionando. No es un problema de conceptos; es un tema de finalización de todo el trabajo previo para alcanzar el gran objetivo de cualquier equipo: el gol.

 

Las Palmas ha de cuidar bien el control del esférico porque tendrá enfrente al equipo más activo en cuanto a cambios de posesión: 893 en las 14 primeras jornadas. Y, como bien advirtió Mfulu, mover el juguete a mayor velocidad y con sentido vertical para que los armeros no estén cómodos en la confección de sus líneas de contención.

 

El resto está en la imaginación y en la puntería. Y también en el apoyo de la grada, con más de 22.000 animando a los amarillos en la última sesión. En ese aspecto, la distancia entre los dos clubes seguirá siendo abismal.

 

Noticias relacionadas