Publicidad

El partido del lunes

Pronóstico: Chaparrón de fútbol

  • CRÓNICAS
  • 25/09/2022 - 13:31
Pronóstico: Chaparrón de fútbol

Manuel Borrego

 

Ningún episodio por la incertidumbre generada antes del encuentro de este lunes (20.00) oculta lo que ocurrirá en el Estadio de Gran Canaria cuando se crucen los escudos de la UD Las Palmas y del Granada. Un auténtico partidazo viene en camino tras Hermine, que luce en el calendario de Segunda División con alma de mayo o junio aún en el mes de septiembre. Porque además, es de esos cruces donde pueden contar el golaverage particular. 

 

Y aunque queda mucho por recorrer en la Liga, grancanarios y granadinos se han estado mirando de reojo desde el inicio de competición porque el uno sabe del otro que es un rival a tener en cuenta. Y es así cómo se explica que, con o sin aplazamiento, el técnico nazarí ha querido conservar información colocándola entre cortinas para evitar que se conozcan si sus bajas van más allá de los internacionales Uzuni y Ricard.

 

Salvo la leve ausencia del gol en las dos últimas jornadas debe ser la única preocupación previa de García Pimienta. Porque muchas cosas siguen funcionando, aunque se requiere ajustar la maquinaria que ha llevado a la UD Las Palmas a estar desde el inicio en las posiciones de honor, incluyendo el liderato.

 

El Granada es una perfecta evaluación del potencial amarillo que, a pesar de todo, sigue sin estar disponible al ciento por ciento. Son seguras las bajas de Moleiro, además Andone y Vitolo. Tres nombres que merman sobre el papel la capacidad ofensiva grancanaria ante un Granada del que no se puede fiar pese a haber perdido sus dos últimas salidas.

 

La batalla por el balón está abierta y en eso quiere el técnico amarillo que se esmeren sus jugadores, sin tener en cuenta el potencial (económico y deportivo) que van a tener esta vez enfrente.

 

El Granada muestra algunos defectos como equipos. Seis goles en contra son muchos para un candidato. Y ser líder en pérdidas de balón no es una señal alentadora de su juego, aunque la mayoría de ellas se produzcan en campo contrario.

 

Todo está servido para el partido que aplazó la Liga, pero que ni la húmeda climatología ha restado un centímetro de emociones. Tras las nubes, vuelve el fútbol.