Publicidad

Baño de emociones con las glorias juveniles del 72

El equipo de la UD Las Palmas que ganó 1-2 al Real Madrid recibe un merecido homenaje y el club entrega la insignia de oro y brillantes a su expresidente, Manuel de Aguilar

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 20/05/2022 - 15:29
Baño de emociones con las glorias juveniles del 72 Don José de Aguilar recibe la insignia de oro y brillantes de la UD Las Palmas, de manos del vicepresidente Nicolás Ortega (C. Torres)

Manuel Borrego

 

El equipo juvenil de la UD Las Palmas, las glorias amarillas de 1972, se volvió a reunir este viernes en un acto conmemorativo del 50 aniversario del título del Campeonato de España ganado ante el Real Madrid. Se adelantaron unas fechas por asuntos de agenda, pero no por ello un auténtico tsunami de sentimientos que agolpó en los salones del Restaurante La Marinera, el lugar elegido para tan emocionante jornada.

Por iniciativa de la Fundación de la UD Las Palmas y con motivo de la publicación documentada de la efeméride, obra del exjugador y exconsejero del club, Félix Noda, los jugadores protagonistas de aquella gesta del fútbol canario recibieron el agasajo y recordaron aquellos días en los que hicieron vibrar a toda Gran Canaria.

Recibieron la ovación, la obra literaria conmemorativa y también una réplica del trofeo que Francisco Franco, jefe del Estado en aquella época, entregó al capitán Leocadio Vega en el palco del Santiago Bernabéu el 8 de julio de 1972.

También hubo placas especiales para Juan Luzardo y para el recordado entrenador de aquel equipo, Manolo Torres Díaz, recogida en este caso por su hijo Manolo Torres Baena. No pudieron ambos contener las lágrimas.

En nombre de la UD Las Palmas intervino en primer lugar su consejero e historiador, Antonio de Armas, quien en una extensa exposición recordó los valores de aquella conquista “de la que nos sentimos orgullosos” y que generó “un acto merecido y consensuado para los campeones de España”.

Como portavoz de los jugadores actuó Leocadio Vega. Agradeció en nombre de sus compañeros a todas las personas que participaron en la organización de la jornada conmemorativa. Y repasó también a las personalidades distintas que llevaron a aquel equipo a la gloria. “A usted, don José (de Aguilar), por haber creado una auténtica escuela” para aquellos jugadores que, cinco décadas después, seguían tan unidos.

El presidente de filiales de aquella época, José de Aguilar, recibió la insignia de oro y brillantes de la UD Las Palmas de manos del vicepresidente del club, Nicolás Ortega. De Aguilar no podía disimilar sus sentimientos en aquel escenario donde “están mis niños, que luego fueron mis muchachos y ahora son mis hombres”, dijo.

“Mi alma se siente hoy colmada por el cariño que me han dado desde que bajaba la cuesta (en silla de ruedas). Sé que este cariño no viene de ahora, sino que perdura durante más de cincuenta años”, expresó. “En mi pecho tengo un tumulto de emociones que ustedes han aumentado desde el momento en que los he vuelto a ver”.

Tuvo varios recuerdos especiales, entre ellos para el delegado de aquel equipo (Manuel Verde) y, cómo no, para el técnico Manolo Torres que “fue una figura como jugador que vi y más tarde demostró ser una figura fuera del campo, en todas las parcelas”, esgrimió.

Nicolás Ortega cerró las intervenciones en representación del consejo de administración del club, estando acompañado en la sala por el consejero Rafael Méndez, el director de gestión de la entidad, Patricio Viñayo, y el director de Relaciones Instituciones, Larry Álvarez. Excusó la ausencia de última hora del presidente, Miguel Ángel Ramírez, antes de valorar que “ustedes representan los valores de los fundadores de nuestro club en 1949. Son embajadores de nuestro modelo como entidad, nos hacen sentir orgullosos por estos logros. El homenaje es totalmente merecido”.

 

El camino hacia el título

 

El equipo juvenil de 1972 logró el primer título nacional para la UD Las Palmas tras una memorable trayectoria que desembocó en la final disputada en el Santiago Bernabéu. Y ese día, la victoria se produjo frente al Real Madrid (1-2). El partido era antesala de la final de Copa entre el Atlético de Madrid y el Valencia, en el mismo escenario.

La trayectoria de aquel exitoso torneo comenzó el 23 de abril de 1972 con el choque de ida frente al CD Tenerife (2-2), disputado en el Heliodoro Rodríguez López. Las Palmas conseguiría el pase a octavos de final ganando 1-0 a los blanquiazules en el Estadio Insular.

En la segunda ronda el rival fue el Atco. Malagueño. La eliminatoria se encarriló con un 3-0 en el Insular para completarla, más tarde, en el Anexo a la Rosaleda con un contundente 0-4.

En cuartos de final, el rival de los amarillos fue el DAMM de Barcelona donde militaba entonces Paco Herrera (en 2015, entrenador del ascenso a Primera de la UD Las Palmas). Las Palmas ganó 1-2 en la Ciudad Condal y más tarde rubricó el pase a semifinales con un 3-0 en el López Socas.

El penúltimo rival de los grancanarios fue el Sanse, filial de la Real Sociedad. El partido disputado en Atocha quedó igualado 1-1, mientras la vuelta de nuevo en el López Socas la sentenciaron los jugadores isleños con un contundente 4-2.

El gran día llegó el 8 de julio de 1972, en el estadio Santiago Bernabéu, frente al Real Madrid. El equipo dirigido por Antonio Ruiz (más tarde entrenador de la UD Las Palmas al relevar a Miguel Muñoz) se adelantó en el marcador con un gol de Ballester en la primera mitad. Pero los amarillos remontaron en la segunda parte con goles de Oramas (libre directo) y Leonardo, de cabeza.

El once titular de los grancanarios fue compuesto por Cristóbal, Mayor, Leocadio, Segundo, Artiles, Cruz Pérez, Eladio, Félix Marrero, Oramas, Leonardo y Miguel Ángel. El jefe del Estado en aquella época, Francisco Franco, entregó el trofeo al capitán isleño, Leocadio, para iniciar la vuelta de honor a la instalación mientras

La plantilla la componían los porteros Cristóbal, Camacho y Pedro; además de los jugadores de campo Juan Luzardo, Carlos Juan, Toni Cruz, José Mayor, Segundo García, Rafael Oramas, Leocadio Vega, José Juan Cruz Pérez, José Ramón Santana, Leonardo Ramírez, Miguel Angel Santana, Félix Marrero, José Antonio Artiles, José Ángel Rivero, Domingo Guzmán, Juan Jiménez Martín y Eladio Viera.

Era presidente del club en aquella época Juan Trujillo Febles, que había encargado a José de Aguilar Hernández fue el directivo encargado de la presidencia de filiales. Encargó a Eladio Bueno la captación de jugadores a través de la secretaría técnica de la sección, mientras Manolo Torres y Esteban Betancort se encargaron de la dirección técnica del equipo, junto al preparador físico Ernesto Pons.

 

Noticias relacionadas