Publicidad

Las Memorias de una reconquista

1996 fue un año con mucha magia

La Fundación Canaria Destilerías Arehucas presenta la obra conmemorativa del retorno a la Liga Profesional con el equipo dirigido por Pacuco Rosales

  • NOTICIAS
  • 04/01/2022 - 15:24
1996 fue un año con mucha magia Paquito Ortiz, Patricio Viñayo, Adrián Déniz, Nicolás Ortega, Rafael Méndez, Pacuco Rosales, Manolo López y Manuel Borrego, en la presentación del libro conmemorativo del ascenso de 1996 (C. Torres)

B. Pérez

 

1996 fue un año con mucha magia. Y con un caudal de alegría que desembocó en la jornada del 22 de junio en el estadio Martínez Valero de Elche. Aquel día la UD Las Palmas selló la reconquista de un terreno que había cedido durante cuatro temporadas. Fue un episodio de reconciliación, una memorable liguilla firmada por un grupo de profesionales del balón y técnicos, todos ellos fundidos en el corazón del club al que sacaron de la Segunda División B. Un cuarto de siglo después así lo ha demostrado.

Pero no fue ascenso al uso. Durante seis semanas no se hablaba otra cosa en Gran Canaria que de la UD Las Palmas, de Pacuco Rosales, de los goles de Chili, Eloy y Orlando, de la jerarquía de Ángel Rodríguez, Jaume, de la fidelidad de Paquito Ortiz, de la seguridad líder de Manolo López, de un emergente Juan Carlos Valerón …

‘1996. Memorias de una reconquista’ pretende ser un documento periodístico de hemeroteca o de librería de salón. La presentación de la obra tuvo lugar este martes, 4 de enero de 2022, conmemorándose en ella el 25 aniversario de aquella “salida de un laberinto”, como calificó en el libro el propio presidente de la entidad actual, Miguel Ángel Ramírez.

 

El acto se desarrolló en el estadio de Gran Canaria con la batuta de Rafael Méndez Martín, presidente de la Fundación Canaria Destilerías Arehucas y consejero de la UD Las Palmas. Acompañaron en el estrado el presidente de la época Adrián Déniz, el entrenador Pacuco Rosales, el capitán del equipo Manolo López y el autor de la obra, Manuel Borrego, en representación del equipo de redacción de Tinta Amarilla. En la sala, el vicepresidente de la UD, Nicolás Ortega, su director de gestión Patricio Viñayo y el de relaciones instituciones del club y comunicación, Larry Alvarez.

 

También la diseñadora Josabet Medina, responsable de la maquetación de la obra ... nacida en 1996.

Méndez recordó los motivos de esta iniciativa, primera de la Fundación que preside: “Aquel equipo estaba patrocinado en casa por Destilerías Arehucas. Nos impulsó a confeccionar una publicación conmemorativa de aquella temporada. Por eso decidimos con la UD Las Palmas reunir a todos en 2021 en un acto que tuvo lugar en La Marinera”.

 

“Es muy difícil transmitir cómo un ascenso a Segunda A logró movilizar a todos los aficionados de aquella manera”, añadió antes de indicar que la edición casi de coleccionistas tiene “una pequeña tirada de 400 ejemplares. Y está a la venta en tienda oficial de la UD Las Palmas, en su tienda online, así como en la Librería Yaya (Arucas) y Librería Canaima (Las Palmas de Gran Canaria), al precio de 20 euros.

“Lo que ocurrió aquella temporada fue espectacular, memorable. Y además, no fue un ascenso al uso. A esta gente se le ‘ocurrió’ ascender durante seis semanas que fueron de una inmensa alegría en toda Gran Canaria durante ese tiempo”, indicó el autor Manuel Borrego. Avanzó algunas anécdotas y datos que recoge la publicación, algunos de ellos “no se volvieron a repetir”, además de valorar “la calidad humana y deportiva de una plantilla magnífica, que 25 años después se volvió a reunir y parecía que el tiempo y la distancia no había pasado entre ellos”.

 

El presidente Déniz, después de rememorar que iba al fútbol en sus inicios para manejar el videomarcador del Insular, subrayó: “Agradezco a la Fundación Arehucas el esfuerzo de sacar adelante esta publicación. Nos ha devuelto un recuerdo que va a quedar para siempre. Todo el mundo sabe que yo no era un aficionado al fútbol de manera tradicional. Pero llegué a la UD Las Palmas después de la constitución en SAD. Llegué de forma indirecta y en el 95 me convertí en presidente de forma casual”, expresó. “Fue una gran fortuna hacer una temporada extraordinaria con una profesionalidad del equipo técnico y de todos los jugadores. Era un equipo magnífico”.

“Fue una temporada sorprendente porque todo marchó bien, de maravillas; pero yo no sabía nada de fútbol”, recalcó.

 

Pacuco Rosales, emocionado, hizo hincapié en la fidelidad que captó desde el primer día en ese proyecto de 95-96. “Me emociono al recordar la historia de aquel año”, dijo. “Recuerdo que iba camino del Palacete del Cabildo para mi presentación como entrenador cuando alguien (Adrián Déniz) paró su coche y me subió en él. Se presentó y me dijo: En este barco subimos juntos y juntos nos bajaremos”.

 

“Ese ascenso no lo olvida nadie”, precisó. “Todavía la gente por la calle me habla de él. Lo vivieron intensamente”.

Manolo López recordó también el valor de la plantilla que se había confeccionado, el sacrificio y el compromiso. Y del por qué “mi arenga por Gran Canaria en Tarragona. Aquel partido fue clave. Agradezco a la UD Las Palmas y a Arehucas esta iniciativa. He vivido tres ascensos, dos de ellos a Primera División. Pero ninguno tuvo esa fuerza exterior hacia el vestuario como el de 1996. El equipo fue proponiendo la posibilidad de que íbamos a llegar y que el objetivo, después de cuatro temporadas en Segunda B, se podría lograr”.

 

Enjuició como determinante “el compromiso de todos los jugadores. En el vestuario teníamos claro que debíamos hacerlo por nuestra gente, por nuestro público y por nuestra isla (…) El ascenso fue una consecuencia de todo lo que se trabajó durante el año. Y no fue una temporada fácil, fue muy complicada. Ahí el consejo de administración mantuvo una fortaleza hasta el final con Adrián marcando la serenidad”.

“Se juntaron muchas cosas en favor del equipo. Recordó también a la gente que no se ve (los empleados del club), que fueron muy importante. Todos, unidos, lograron afirmar el compromiso con el equipo” manifestó el ahora director general de Deportes del Gobierno Canario. “Fue también una liberación para muchos de nuestros jugadores que veían pasar los años y no lograban salir de la Segunda B. Algunos de ellos llegaron a jugar con Las Palmas en Primera División. Por eso lloraron aquella noche en Elche”.

1996. Memorias de una reconquista está editada por la Fundación Canaria Destilerías Arehucas y cuenta con el respaldo de la Fundación Canaria Unión Deportiva Las Palmas.

 

Noticias relacionadas