Publicidad

La previa

La UD afronta el test de la zancadilla

  • CRÓNICAS
  • 19/11/2021 - 16:22
La UD afronta el test de la zancadilla

Manuel Borrego

 

El anzuelo en no pocas ocasiones viene bien decorado, cargado con sugestivos ingredientes. Eso es lo que parece haber hecho en víspera del Málaga-Las Palmas el técnico del equipo andaluz, José Alberto López, elogiando al conjunto de Pepe Mel sin poner fronteras a su comentario. Si las loas debilitan, lo realizado por el estratega asturiano se aproximan a esa intención.

 

Porque seguro es que López no ha preparado a su equipo pensando en hacer un pasillo a la UD Las Palmas y aplaudir las jugadas de Jonathan Viera y Jesé, a los que tanto ha alabado. Habrá tratado de planificar una zancadilla que descarrile a su rival de este sábado del camino que ha emprendido en el primer cuarto de la competición.

 

Y sería un traspié que tendría que unir al ya ocurrido una semana atrás ante el Zaragoza en el Estadio de Gran Canaria. Así que, con estos condicionantes y un ambiente de gala en La Rosaleda, a la UD Las Palmas le toca afrontar el test de la zancadilla. Que tiene una doble vertiente: la de rehacerse y levantarse del último episodio de la Liga. Y la de esquivar la que pretende ofrecerle el Málaga, un rival que tiene un comportamiento altamente competitivo como local.

 

Para el choque Pepe Mel ya dispone de un mayor número de efectivos y, con ello, de combinaciones en su alineación. En línea de retaguardia parece evidente que el técnico madrileño puede volver al cuarteto de hace tres jornadas. Otra cosa es las decisiones que adopte para el centro del campo, especialmente.

 

La vuelta de Moleiro, que tan buen sabor de boca dejó en el Carlos Tartiere, es una posibilidad. El internacional sub19 ha logrado enlazar bien con Viera cuando ambos coincidieron en el terreno de juego. Su regreso al once es, de momento, una especulación. Como también la otra plaza en el puesto de exterior.

 

En cualquier caso, tanto los elogiados como los ignorados por López Menéndez han de salir al campo como las orejas tiesas. Lo que ha hecho el entrenador rival esta vez es avisar que les espera una tarde complicada y muchas piernas dispuestas a provocar un segundo tropiezo.

 

Noticias relacionadas