Publicidad

Opinión

El mensaje del Zaragoza en la cocina de la UD

  • EL OTRO PARTIDO
  • 15/11/2021 - 13:43
El mensaje del Zaragoza en la cocina de la UD Los jugadores, en reunión con Pepe Mel, tras el 2-3 frente al Zaragoza (UDLP.es)

Manuel Borrego

 

El mensaje de Jonathan Viera tras la derrota 2-3 frente al Real Zaragoza, primera de la temporada en casa y tercera general, tiene un contenido con doble vertiente.

 

De una parte, no es menos cierto que “jugando así” se puede perder. Los futbolistas de Pepe Mel acudieron al vestuario el sábado con una colección de jugadas colectivas bien desarrolladas, con ocasiones muy claras que desarmaron el entramado defensivo de los aragoneses y dos goles más en su cosecha. En ese lado del campo el equipo de Pepe Mel tuvo el comportamiento esperado.

 

La otra parte del argumento del capitán de los amarillos es la menos convincente, aunque siempre es posible encajar tres goles. El problema es cómo llegaron los futbolistas de Juan Ignacio Martínez hasta la cocina de la retaguardia amarilla. Los tantos de Bermejo y Alvaro Giménez se añadieron a la colección de jugadas defendidas de manera pésima que ya penalizaban en el inicio de la presente campaña y también se habían visto en anteriores y recientes temporadas. Ese tipo de goles, a quemarropa, parecían olvidades. Pero han vuelto.

 

Como Mateo por su pasa: Un dos contra uno (defensor solitario Sergio Cardona) en la jugada del 1-1 y dos remates a placer, sin oposición o marca, frente al portero Raúl Fernández en el 1-2 y 2-3. Al margen de los goles, algunas acciones más para poder ampliar el resultado del encuentro para los visitantes, que abortó como pudo el propio Fernández.

 

En ese lado del campo reaparecieron los fallos calamitosos, los que no se puede permitir desde el primero al último clasificado de una categoría donde el gol es un tesoro. Merecen revisarlos más que los aciertos.

 

El 2-3 es un toque de atención muy claro para el equipo amarillo. Por la manera ha rescatado un dolor de cabeza. Y de la autocrítica -sin duda ha de hacerse en privado- debe salir de nuevo el conjunto que rescate una ilusión que, tras el último fin de semana, se quedó en el congelador.

 

Noticias relacionadas