Publicidad

Opinión

La mirada perdida de los delanteros

  • EL OTRO PARTIDO
  • 07/09/2021 - 07:10
La mirada perdida de los delanteros Jesé, en Anduva (La Liga)

Manuel Borrego

 

La derrota en Anduva, o mejor la forma de ceder el partido ante el Mirandés, rescató en apenas 25 minutos la versión de la UD Las Palmas que se había tratado de desterrar durante la preparación de la temporada. No borró todas las buenas sensaciones generadas en el verano, pero sí las cuestionó. Tras el 4-2 Pepe Mel se señaló a sí mismo instantes antes de dirigir la responsabilidad a los once jugadores que habría cambiado si el reglamento se lo hubiese permitido.

 

El equipo volvió sobre sus pasos y el segundo marcador visitante de la temporada ha mostrado que no tenía motivos para sacar pecho por el punto que había logrado en Girona. Allí se generó una sensación engañosa porque de haber tenido una pizca de puntería Christian Stuani la decepción completa se había anticipado dos semanas. El déficit como rival visitante prolonga su colección de resultados adversos. Ya hay deberes que corregir en la próxima salida a Almería.

 

Anduva deja secuelas. Lo realizado ante un conjunto en formación, con una media de 23,9 años en su plantel profesional (casi 27 de los amarillos), ha despertado en la isla las incógnitas y las primeras reacciones internas son las de revancha: Jesé y Raúl Navas así lo han expresado en las redes sociales, hablando de inmediato sobre la UD Ibiza y el siguiente encuentro. Cuando el aficionado escuche o lea de los protagonistas lo de “hay que pasar página” y “pensar en el siguiente partido” estará ante la señal de impacto del golpe recibido. Promesas sobre lo que viene para echar tierra sobre lo extraviado.

 

Con esta fragilidad defensiva reiterada, Las Palmas sólo podria aspirar a otra campaña de sufrimiento. No hablar de ella es obviar lo que ha vuelto a ocurrir. Pero hay problemas en paralelo que no deberían guardar proporción al nivel de plantilla que se ha confeccionado. Después de 4 encuentros, el rendimiento rematador de los principales atacantes de la UD es bajo o insuficiente: Jesé (5 disparos en cualquier dirección, 2 goles en 219 minutos), Pejiño (5 disparos, 3 tantos en 199 minutos), Peñaranda (4 disparos en 298 minutos) y Sadiku (0 en 107). Nos referimos a la cantidad de remates realizados, no a la producción individual de goles. En ellos debe desembocar la red asociativa del juego y sirven también como termómetro para el observador exterior.

 

A los delanteros no se les vio contentos en Miranda de Ebro. Se apreciaba en sus rostros. Sadiku y Peñaranda llegaron a tener un intercambio de palabras en pleno caos amarillo en Anduva … Los goles de Pejiño apenas se celebraron porque había que correr otra vez tras el Mirandés.

 

Defender atacando, contener a través de la posesión y todas esas teorías sobre el fútbol actual es algo que quizá se espera de una plantilla tan cualificada como la que se ha reunido esta temporada. Las Palmas tiene más fútbol de lo hasta ahora visto; de eso no hay dudas. Aún no lo ha expresado en plenitud tras el primer mes de competición.

 

Y mientras, Jonathan Viera manda en las últimas horas el mensaje de la esperanza: “Todo correcto”. Con actuaciones como la más reciente, su vuelta se desea en septiembre como agua de mayo.

 

Noticias relacionadas