Publicidad

Los que pasan revista con Pepe Mel

Yeray Delgado: Fútbol con pecho erguido

  • ENTRE BASTIDORES
  • 16/06/2021 - 16:20
 Yeray Delgado: Fútbol con pecho erguido Yeray Delgado canta un gol suyo en etapa juvenil de la UD Las Palmas, en el derbi (Fotos: C. Torres)

 

Manuel Borrego

 

Desde que Yeray Delgado (20 de junio de 1999) ingresó en la cadena filial de la UD Las Palmas, procedente del Longuera Toscal, debió escuchar muchas veces cómo le comparaban con Roque Mesa, entonces el teldense centrocampista de referencia entre los profesionales amarillos.

 

Aquella similitud era inevitable, más por la posición que ambos ocupan en el terreno de juego, por el físico semejante e, incluso, por los andares. "Admiro a Roque" confesaba más tarde a Tinta Amarilla el propio futbolista tinerfeño.

Pero Yeray ha ido transitando por su propio camino, descubriéndose a sí mismo luego de un paso por Santa Úrsula donde estuvo cedido para hacer su primera inmersión en la dura Tercera de Canarias. Allí conoció otro fútbol.

 

El jugador que ahora pasará revisión estival con el cuerpo técnico de los amarillos rescata, de alguna manera, al futbolista de otros tiempos. Yeray es un centrocampista con pecho erguido, de mirar el horizonte cuando el balón está a sus pies. Su postura futbolística ante el balón es de libro, correcta, permitiéndole controlar el escenario en juego. Ha ido ganando en volumen muscular, conquistando enteros en recursos físicos para conocer todos los caminos que tiene el juego. Especialmente en las categorías en las que hasta ahora se ha desenvuelto porque ya se aproxima a dar el gran salto. Su convocatoria entre los canteranos seleccionados para el verano es una señal.


Desde cadetes despertó Yeray mucho interés en ojeadores, tanto que Santi Denia lo incluyó en una lista de revisión RFEF para jugadores sub16. En el juvenil de honor de la UD Las Palmas fue uno de sus tres motores, una de las piezas habituales que conquistó con Juan Germán Jiménez un título plagado de números que impresionaban en 2018. Allí, las sociedades internas eran con Pipo Santana, Aday Pestano y Duchement.

 

La temporada recién finalizada lució el 10 en Las Palmas C combinando con el 38 de Las Palmas Atlético. Salía de una importante lesión, que coincidió con el confinamiento Covid19 del pasado año. Y cabalgó con personalidad en las dos categorías, para hacerse con un hueco en muchos planes del equipo de Segunda B. Es tal la confianza que logró transmitir que en su segundo partido en la categoría de bronce los veteranos del equipo le encargaron marcar de penalti el empate en Sanlúcar de Barrameda.

Llega ahora al examen de Pepe Mel para mostrar que puede actuar en posiciones de pivote, con recursos para recuperar balones, y avanzar hasta la media punta. Su disparo a media distancia es un valor a pulir.

 

El símil con Roque lo admite, aunque a él le gustaría que su fútbol se aproximara más cada día a su verdadero ídolo, Ronaldinho.

 

Noticias relacionadas