Publicidad

A la UD le funcionan las 'apuestas anónimas'

  • ENTRE BASTIDORES
  • 15/06/2021 - 12:07
A la UD le funcionan las 'apuestas anónimas' Ferigra y Veiga

B. Pérez

 

La UD Las Palmas se ha especializado en ser una plataforma de lanzamiento de nuevos nombres en el fútbol nacional.  E internacional. Y no sólo nos referimos a los futbolistas que emergen desde su popia cantera; también para aquellos que crecieron al pasar por el escaparte del club grancanario.

 

Desde la llegada del concurso de acreedores, el club ha acudido a la fórmula del mercado de ocasión, de nuevos valores en los que creer o de cesiones para la proyección de esos futbolistas.

 

Lo ocurrido la pasada temporada es un botón de muestra. Llegaron futbolistas con nombres reforzados tras su paso por el equipo, a pesar de no haber logrado un objetivo mayor que la permanencia. En el Betis ahora cuentan con una pieza como Rober González para considerar sus virtudes en pretemporada. Sergio Ruiz dio muestras de un jugador pujante que no se vio tan intensamente en el Racing. Francisco Pejiño tiene un hueco especial para el segundo año de amarillo, al igual que internacional francés Enzo Loiodice.

 

Las Palmas ahora puja por el central ecuatoriano Eric Ferigra y por el centrocampista donostiarra Unai Vega para que hagan su estreno en la Liga Profesional. Esas son las dos primeras apuestas, que no serían las últimas.

 

La política de despegue de la UD Las Palmas ya se experimentó con una veintena de jugadores que han hecho camino en el fútbol profesional. El goleador David Rodríguez, cedido por el Atlético de Madrid cuando tenía 19 años (2005-06) puede considerarse el primero en esta fórmula de la era concursal. El rendimiento en la UD no fue tan brillante como luego sí logró en otros destinos como Celta o Sporting de Gijón. Pero su lanzamiento se produjo en la isla.

 

Siguieron otros como Xabi Castillo (cedido por la Real) y Santamaría (portero navarro con paso por el filial), en 2006-07. Adrián Colunga y su primo Saúl Berjón, ambos con pasos por el Pájara en 2007-08 y 08-09 respectivamente. El mismísimo Salomón Rondón, captado en 2008 desde el modesto Aragua venezolano y ya con un largo recorrido en la Liga, Premier o Rusia.

 

Más tarde vinieron jugadores como Alvaro Cejudo (Ceuta), en 2009-10 o el descubrimiento profesional del comandante Mauro Quiroga en 2010-11, tras una indecisión del Córdoba. En calidad de cedidos otros como Víctor Laguardia (Zaragoza), Jeison Murillo (Cádiz) o Thievy (Espanyol), que lograron explotar su juego con el amarillo de la UD en etapas más recientes. Así, incluso el mismo Tana Domínguez, que resucitó para el fútbol profesional en 2013-14 tras una brillante etapa en categorías inferiores.

 

Las apuestas anónimas de Las Palmas han salido bien en muchos casos. Y es un mercado que no va a parar, menos aún con el panorama económico que deja la pandemia.

 

Noticias relacionadas