Publicidad

Efeméride

4-05-1958: Permanencia en Primera en una emotiva jornada final

  • SABÍAS QUE ...
  • 04/05/2021 - 06:49
4-05-1958: Permanencia en Primera en una emotiva jornada final Formación típica de la UD Las Palmas en 1958, a la derecha Molowny y Larraz (NR/Eco de Canarias)

Manuel Borrego

 

En la temporada 1957-58 la UD Las Palmas alcanzó la última jornada del calendario de Primera División sin hacer cerrado su permanencia en la categoría. El último partido tenía tintes dramáticos, porque los amarillos tenían el papel de juez y parte frente al Real Valladolid. Era un ser o no ser ... Pero el abrigo del Estadio Insular y una notable actuación de Alfonso Silva dejaron a los grancanarios en la máxima categoría.


La temporada había sido dura. La gestión técnica de José Ignacio Urbieta duró once jornadas (2 victorias, 5 derrotas y 4 empates). Por encargo de la directiva, Luis Molowny asumió el cargo de entrenador un año después de haber colgado las botas como profesional en la UD Las Palmas y de haber realizado sus primeros pasos como jugador-entrenador.

 

Las Palmas llegaba al partido de 4 de mayo de 1958 después de perder 4-1 en Sevilla y con muchas incógnitas. Pero el público no faltó a su cita, llenó gradas y arena del recinto isleño y empujó a los grancanarios para firmar una victoria 3-1 que dejaba a Las Palmas en Primera y descendía al Valladolid, acompañando al Real Jaén.

 

Las crónicas narran una ofensiva amarilla desde el inicio. Y fue Alfonso Silva, en su penúltima temporada profesional, el impulsor del triunfo. A los 10 minutos anotaba de cabeza. Y en el inicio de la segunda parte ponía el 2-0 con chut potente, tras jugada del pibe Larraz. El tercero fue obra de Macario, hundiendo la moral pucelana. El gol visitante llegó en el tramo final, sin tiempo para más.

 

Por Las Palmas jugaron Pepín, Manuel Pantaleón, Benyeto, Mujica, Torres, Villar, Felo, Paquillo, Silva, Macario y Larraz. El portero reserva era un joven Antonio Betancort.

 

El Valladolid lo hizo con Saso, Lesmes, Tini, Pontoni, Matito, García, Rodríguez II, Gallet, Paz, Rodríguez I y Badenes.

 

El célebre colegiado navarro Daniel Zariquiegui fue el encargado arbitral.

 

Se produjo una gran celebración en la isla, tras un partido que fue centro de atención a nivel nacional porque todo lo demás estaba resuelto.