Publicidad

Efeméride

10-04-1955: La primera permanencia de la UD en la élite

  • SABÍAS QUE ...
  • 10/04/2021 - 11:12
10-04-1955: La primera permanencia de la UD en la élite Una formación de la UD Las Palmas de la temporada 1954-55: Pepín, Verde, Beltrán, Beneyto, Naranjo, Torres, Castellanos (ps); Juan Gil (masajista), Sans, Vázquez, Gallardo, Ricardo y Macario. (N.R.)

Manuel Borrego

 

Fue como un nuevo ascenso y en aquel momento el motivo de un emocionante festejo. La victoria 3-1 de la UD Las Palmas sobre el RC Celta de Vigo, el 10 de abril de 1955, constituyó su primera permanencia en la máxima categoría del fútbol español. Antes, en 1951-52, se había producido el debut pero fue un paso fugaz con inmediato regreso a la segunda categoría.

 

La campaña había sido notable para los jugadores de Saturnino Grech, que como característica principal no lograron ganar a domicilio en las 15 salidas a la Península. Pero tampoco equipo alguno pudo ganar en esta ocasión en el Estadio Insular. De tal forma que los cinco primeros clasificados obtuvieron los siguientes marcadores: 1-1 frente al Real Madrid, 2-0 al Barcelona, 3-3 con el Athletic Club (en el célebre partido de las langostas), 4-0 al Sevilla y 1-0 al Valencia. Y, además, goleada 4-1 al Atlético de Madrid en el partido inaugural del campeonato.

 

Las Palmas, con su victoria ante los celestes gallegos y los 27 puntos totales (10 victorias, 7 empates y 13 derrotas), evitó incluso la promoción de permanencia que jugarían Espanyol (26) y Real Sociedad (24), descendiendo directamente Racing de Santander (20) y Málaga (19).

 

Ese partido memorable lo jugaron:

 

Las Palmas: Pepín, Beneyto, Beltrán, Marcial, Manolo Torres, Sans, Naranjo, Vázquez, Gallardo, Macario y Ricardo.

 

Celta, dirigido por Ricardo Zamora, alineó: Dauder, Quinocho, Lolín, Villar, Otero, Artime, Gausí, Azpeitia, Amoedo, Gaitos y Torres.

 

Gallardo fue el autor del 1-0 en el minuto 18. Torres igualó 1-1 cuatro minutos después. Y antes del descanso ya se había cerrado el marcador final con los goles de Sans y Ricardo.

 

Curiosamente, en 1975, el Celta volvería a ser el rival de los amarillos en otro partido vital de última jornada y en el Estadio Insular. Y la historia se repitió: 3-1 y salvación grancanaria.