Publicidad

4-04-1982: El extraño gesto hostil de la afición del Betis con la UD

  • SABÍAS QUE ...
  • 04/04/2021 - 07:16
4-04-1982: El extraño gesto hostil de la afición del Betis con la UD Un gol de Diarte felicitado por los béticos (Historia del Betis)

M.B.


Hasta la crónica de la edición de Sevilla del diario ABC reconoció aquel extraño gesto de la afición de Betis contra la UD Las Palmas. "Salvó en la grada el hiriente grito ¡A Segunda, a Segunda! Para los canarios", afirma sobre el partido del 4 de abril de 1982, que acabó 4-1 para el conjunto Real Betis. Matiza que "en algunos momentos, (los amarillos buscaron) el hacha de guerra como mejor remedio a sus males".


Esta afirmación contrasta con la versión del Eco de Canarias que subraya un resultado inmerecido para los amarillos dirigidos por Heriberto Herrera, incluso con la opinión del propio entrenador. Pero quedó para el historial de partido una reacción hostil que precisamente ese año no culminó como aquel pronóstico deportivo.


Las Palmas pasaba apuros clasificatorios (puesto 14ª de una Primera con 18 integrantes y 3 descensos) y derrota ante el Betis no cambió su papel final en el campeonato, logrando salvar la categoría.

 

El público bético, tradicionalmente muy animoso con sus propios jugadores, reaccionó de aquella manera cuando el marcador del partido se puso 3-1 en la segunda parte tras un gol de penalti de Cardeñosa en el minuto 89. Antes Gordillo y Lobo Diarte habían adelantado a los locales, mientras Juani Castillo generó incertidumbre con su gol a la hora de juego. Cardeñosa marcó el tercero y en el tiempo extra, de nuevo Gordillo el cuarto.

 

La expedición de Las Palmas regresó enojada por aquella reacción popular. Pero el partido no tuvo finalmente mayor trascendencia clasificatoria. Jugaron:

 

Betis: Esnaola, Bizcocho, Biosca, Fancis, Gordillo, Ortega, Melchor (Rincón), López, Casado (Romo), Cardeñosa y Diarte.

 

Las Palmas: Pérez, Fernando Castellano (Víctor), Felipe, Estévez, Roque, Páez, Félix, Saavedra (Luisinho), Juani, Fortunato y Julio Suárez.