Publicidad

700 partidos y una dosis de autocrítica

  • EL OTRO PARTIDO
  • 20/03/2021 - 12:26
700 partidos y una dosis de autocrítica

Manuel Borrego

 

Pases cortados en campo propio, errores forzados por la presión rival, 11 penaltis 'negociables' y, ahora, una cesión mal calculada cuando había hasta cinco posibilidades de conectar con un compañero. Los datos están sobre la mesa y, además, lo ha subrayado el propio entrenador del Girona, Francisco Rodríguez, al pedir "valentía" en la presión a sus jugadores y al observar que "Las Palmas no tenía salida de balón" desde su propio territorio.


No es sólo el entrenador del Girona, han sido otros colegas técnicos de banquillos rivales el que ha observado algún problema en el origen de avance de la UD Las Palmas. Pero los amarillos no modifican su estructura de juego y, por más goles y errores acumulados, muerden los anzuelos que insinúan haber preparado sus rivales.

 

La realidad es también obsesiva: 40 goles encajados en 30 partidos, muchos puntos malogrados en el camino. Y un promedio (1,3 por partido) que situarían al equipo de Pepe Mel con una cifra final de 54 goles en contra. En total, 8 encuentros sin que algún balón acabara en las redes de Valles o Domínguez. Son señales que no se pueden disfrazar.

 

El técnico recordó que este viernes alcanzaba su partido 700 como entrenador. Y que no había visto algo similar al primer gol del Girona en todos esos encuentros. Imaginamos que fue el enfado del momento el que le llevó a señalar a sus propios futbolistas. Nos vale la pregunta. ¿Y la autocrítica?. ¿Qué mecanismos estaban preparados para evitar tal fatal desenlace ... otra vez?.

 

Jornada a jornada, con independencia de los resultados, hay un factor común en el comportamiento rival ante Las Palmas. Y suele ocurrir que los de menor posesión son los más beneficiados (esta vez 53/47). El juego del error adversario da rendimiento. Dos sistemas distintos en el Gran Canaria, la velocidad atacante, la coordinación en el repliegue (el 1-2 es un ejemplo claro), ... todo eso también merecerá un debate propio que empieza por el hombre del timón.


Porque además viene el derbi, ante un rival motivado como siempre; alentado también por ‘lo' de la primera vuelta y con lecciones ajenas aprendidas. O las propias, porque el Tenerife es especialista en llevarse puntos con el mínimo esfuerzo o con errores ajenos.

 

Pepe Mel, que ha estado en los banquillos de los dos conjuntos representativos de Canarias, sabe que el derbi "siempre existe".

 

 

Noticias relacionadas