Publicidad

Efeméride

13-03-1976: "¡Morete, Morete, Morete, ...!"

  • SABÍAS QUE ...
  • 13/03/2021 - 13:21
13-03-1976: "¡Morete, Morete, Morete, ...!" El Puma, a la izquierda; Rezza y D'Alessandro, a la derecha (N.R.)

Manuel Borrego


Corría ya el minuto 89 de juego y la UD Las Palmas no había podido abrir el cerrojo de la UD Salamanca, entonces uno de los equipos de moda de la Primera División española. Pero el público no se movía de sus asientos en el Estadio Insular, en una noche sabatina de máxima tensión e incertidumbre.


En el campo, además, se había desatado aquel 13 de marzo de 1976 una batalla particular entre los jugadores argentinos de ambos equipos. Especialmente entre el marcador visitante, Ricardo Rezza, y el ya admirado goleador local, Carlos Morete. De las andanzas de ambos por la Liga de su país quedaba un alto conocimiento mutuo, aderezado por las intervenciones del meta Jorge D'Alessandro. Rezza no le quitó ojo toda la noche a Morete, que estaba irreconocible en el campo.

 

Frente a frente, también quizá los mejores porteros sudamericanos de la Liga, porque no quedaba atrás Daniel Carnevali.


Las Palmas insistió e insistió, tropezando una y otra vez con la muralla salmantina. Pero fue suficiente solo un despiste de Rezza, alejando un metro de distancia su presencia de la del Puma amarillo. Y así, cuando ya el partido llegaba a su final, Morete metió su cabeza para rematar un balón volcado en el área visitante y colocarlo en las redes de la portería de Naciente, su favorita.


Las Palmas ganaba un partido que parecía imposible y que siguió marcando su ruta para la salvación en la categoría.

 

Heriberto Herrera alineó a Carnevali, Martín Marrero, Páez, Roque, Hernández, Wolf, Juani, Medina, Félix, Miguel Angel y Morete. También jugó en la segunda parte el delantero Rivero.

 

El Salamanca, con García Traid en su banquillo, lo hizo con D'Alessandro, Lanchas, Juanjo, Rezza, Ameijenda, Robi, Enrique, Pita, Pérez, Rial y Alvarez. Iglesias y Bustillo actuaron en los cambios.

 

Dirigió el partido el colegiado vasco Sáiz Elizondo.

 

El Puma, discutido a su llegada procedente de River Plate, ya era un ídolo de la afición grancanaria. El partido terminó 1-0 y su sonido final quedó como un eco durante toda la noche: "¡Morete, Morete, Morete, ...!". De la nada, un gol que premiaba el trabajo de todos sus compañeros.