Publicidad

El padre del niño agredido en Tenerife cuenta su drama

  • ACTUALIDAD
  • 10/03/2021 - 13:09
El padre del niño agredido en Tenerife cuenta su drama

Deporpress.com. El jugador del CD Unión Isora agredido durante el pasado fin de semana en el encuentro contra la UD Ibarra, Cristian Brito, ha sido intervenido con éxito de su fractura de mandíbula, después de la paliza recibida por parte de unos energúmenos que estuvieron a punto de acaba con su vida. El padre del agredido, Luis Brito, manifiesta que "la operación ha salido bien. Le han puesto tres placas en la boca. Ahora le tocará hacer vida normal, pero aún tiene miedo de abrir la boca, aunque tiene que empezar a comer", relata en estas horas posteriores al posoperatorio.

 

En relación a cuándo recibirá el alta, nos comenta que "pudo haberla recibido este miércoles, pero todavía está asustado y no quiere salir por miedo", confiesa. "No lo aparenta, pero se le nota el miedo en los ojos. Pero dentro de lo que cabe, los chicos del equipo y del instituto lo han animado muchísimo". Cuestionado sobre si Cristian quiere volver al fútbol, el padre relata con crudeza su respuesta. "Lo primero que me dijo fue: papá, no volveré más al fútbol". Sin embargo, tiene esperanzas de que el tiempo cure el daño causado sobre su hijo. "Desde que vuelva a juntarse con los compañeros, veremos si vuelve a recuperar la ilusión. Lo que sí tengo claro es que es una decisión que depende exclusivamente de él. Cuando se encuentre bien de la fractura y mejor en el apartado anímico, lo apoyaré en la decisión que tome".

 

Brito no esconde su enfado y frustración por los acontecimientos sucedidos. "La organización fue un desastre. Abrieron las puertas de par en par, sin control de temperatura ni lavado de menos. Corrían en grupos. Además, no entendemos que un hombre maduro como el delegado de campo participara de una actitud tan salvaje. Esto debe terminar de una vez por todas". Si bien, ha comentado que el respaldo por parte de la UD Ibarra ha sido ejemplar. "He recibido llamadas de su presidente y entrenador. Me han preguntado mucho por el chico. Además, el técnico lo conocía de haberlo entrenado en Alevín. Cuando se enteró de la noticia, se echó a llorar en el suelo". Por su parte, el apoyo por parte del Unión Isora es total. "Están a muerte con el chico y con nosotros".

 

En cuanto al punto en el que está la denuncia, agrega que se encuentra actualmente en un punto de desconocimiento sobre el caso. "No sé en qué punto está. Lo único que me preocupa ahora es estar aquí con mi hijo, en el hospital. Cuando salga y pueda estar en la calle, me pondré al día con todo ello para ver qué falta por hacer y, si es necesario, seguir peleando y haciendo las denuncias correspondientes para que se haga justicia".