Publicidad

¿Quién manda en el campo de batalla?

  • EL OTRO PARTIDO
  • 28/02/2021 - 08:16
¿Quién manda en el campo de batalla?

Manuel Borrego

 

Y no nos referimos al juego en sí, que talento hay para desplegar mejores hechuras que las mostradas en el último mes. Nos referimos a la jefatura en el campo de juego, el futbolista experto que coordine incluso el ánimo. ¿Quién manda?. ¿Quién tiene el termómetro, la pausa y hasta la coordinación de ideas?.


Porque perder por 4-0 en Castellón o en Miranda de Ebro es posible en Segunda División. También al contrario. Pero hacerlo de la forma tan desaliñada como ocurrió este pasado, con un equipo totalmente desbordado en lo anímico (luego en lo táctico) cuando llegaron las primeras adversidades es realmente preocupante. Debería invertir tiempo en ello sus gestores técnicos de la Unión Deportiva, gastar mayor energía en alternativas porque pésimos arbitrajes como el de Sánchez López se van a repetir. No fue el primero. Son constantes también en esta división; a veces a favor. Pero lo que no se puede reeditar es lo que definió Pepe Mel al final de su discurso: "Debimos hacer más para que el Castellón no tuviera tantas facilidades". Esa es la realidad absoluta del encuentro perdido 4-0 este sábado.


La segunda tarjeta de Araujo, tan cercana a la primera (injusta) y con las revoluciones a todo tren, es una muestra de que los tiempos del partido estaban más en manos del necesitado Castellón. Algunos jugadores amarillos estuvieron muchos minutos fuera de sí, fuera del partido, pensando en el absurdo penalti del 1-0. Y posteriormente otros o los mismos acabaron por cometer los fallos que el rival esperaba con regalos en el centro del campo para facilitar los contragolpes. La descoordinación en el repliegue el 2-0, 3-0 y 4-0 no la pasamos por alto.


Ni por asomo, decisiones del árbitro al margen, Las Palmas fue un equipo que pudiera aspirar a los tres puntos que le aproximaran de nuevo a la zona de la ilusión. Cuando llega el momento de la verdad el equipo de Pepe Mel está fallando con los hierros. Y mostrando un rostro de ingenuidad que es peligroso en la categoría.


Queda ahí la pregunta: ¿Quién es el jefe desde dentro?. El viaje del brazalete en el partido pueda ser un botón de muestra. De Dani a Javi, de Javi a Eric y de Eric a Alex Suárez. Cuatro capitanes en 90 minutos. Insólito también.

 

Noticias relacionadas