Publicidad

La previa

Un partido sin parte de predicciones

  • CRÓNICAS
  • 19/02/2021 - 15:05
Un partido sin parte de predicciones

Manuel Borrego

 

Y aunque Pepe Mel avanzó su particular parte climatológico del partido 24 horas antes de celebrarse, lo cierto es que el UD Las Palmas-Cartagena es un choque sin predicciones. Lo es quizá más por el variable comportamiento del propio conjunto grancanario que por la inercia actual de su rival del hoy.


¿Será el equipo amarillo el rígido, ordenado y eficiente que batió al Espanyol o Mallorca?; ¿se producirá la versión insolvente de los días ante Oviedo, Mirandés, Sabadell o el propio Cartagena?; ¿aparecerá la chispa de Araujo o Pejiño?; ¿resurgirá la presión en el robo, la coordinación de líneas y el balón poseído como mejor arma defensiva?; ¿se repetirán los errores groseros a la hora de defender o aparecerá la austeridad que padecieron otras delanteras?, ...


Esa inestabilidad es lo que más inquietante, ahora que el calendario ya se aproxima al último tercio de la competición. Y el añadido del condicionante del constante goteo de bajas en el bloque grancanario. Ahora se suman de nuevo las de Rober y Cristian Rivera, aunque este último tiene una presencia menos que testimonial en los partidos diseñados por el propio Mel.


Pero hay detalles también que alientan. Las buenas maneras de Rafa Mujica en su última actuación, ya como titular, y los detalles de Pejiño en el segundo tiempo de Almería pueden tener continuidad y ser un revulsivo para el juego amarillo. Al margen de ello, según el técnico ya ha llegado la hora de la reaparición de Jesé Rodríguez ... y ahí es nada el incentivo que incorpora a la propuesta ofensiva del equipo.

 

Cómo desarmar al Cartagena es la principal misión. Porque en el encuentro de Cartagonova Las Palmas no se sintió cómoda ante este mismo rival que ha cambiado muchas piezas desde entonces.

 

La victoria es el objetivo para este partido, después de tres fechas estancados en el número 32. Todo ello pasa por la ceremonia de reflexión propia del cuerpo técnico y por el rendimiento de los jugadores amarillos. Que del tiempo y de Rubén Castro ... mejor no escuchar nada.

 

Noticias relacionadas