Publicidad

Efeméride

28-1-1951: El partido de la misteriosa lesión mortal de Antonio Vieira

  • SABÍAS QUE ...
  • 28/01/2021 - 09:07
28-1-1951: El partido de la misteriosa lesión mortal de Antonio Vieira Antonio Vieira, en su época de jugador (UDLP.es)

Manuel Borrego


Un misterio aún conserva el partido que la UD Las Palmas disputó el 28 de enero de 1951 frente a la Balompédica Linense (3-1), justo seis décadas atrás. Fue el último encuentro en el que actuó Antonio Vieira, centrocampista que se convertiría el 24 de abril de ese mismo año en el primer jugador del club grancanario fallecido en activo.


Ese día frente a la Balona, el centrocampista firmó el 2-1 de la victoria, acompañando en la cosecha de goles junto a Polo y Peña. Era partido de Segunda División y Las Palmas estaba camino del ascenso a la máxima categoría apenas dos años después de su fundación. Vieira no pudo estar con sus compañeros presente en las celebraciones tras el 4-1 al Málaga.

 

Vieira (tío del artista grancanario Manolo Vieira) procedía del RC Victoria, que en aquel primer momento del club nutrió de importantes valores al equipo de los cinco clubes unidos. Fue uno de los componentes de la primera plantilla reunida en 1949 para formar el grupo de los jugadores que formarían la UD Las Palmas.

 

¿Qué ocurrió aquel 28 de enero de 1951?. La familia de Vieira, como así expresó su sobrino Manuel Vieira Rosales a Tintaamarilla.es años después, confirmó que los problemas del deportista comenzaron tras el encuentro, que había disputado al completo. Un balonazo, un golpe con un rival, ... en cualquier caso en aquel encuentro sucedió algo que de manera irremediable llevaron al joven jugador de 27 años al fin de sus días. Sintió un fuerte dolor de cabeza que, de inmediato, le llevó a estar en manos de los médicos. Incluso se dice que durante el encuentro llegó a perder la conciencia durante varios minutos.

 

Antonio Vieira ya no volvió a golpear al balón y el proceso de su enfermedad tuvo un desenlace en apenas tres meses. "Antonio se fue apagando a causa de un tumor", recordó Manuel. Su óbito causó un gran impacto en la sociedad grancanaria y, especialmente, en la isletera donde era una persona muy querida. Y aún, setenta años después, recordada por quienes lo vieron jugar y disfrutaron de su grato humor personal. Acompañaron en el sepelio cientos de personas, partiendo desde la popular Calle Chemida, hasta el Cementerio del Puerto.


La figura de Vieira está inmortalizada tanto en la sede social del RC Victoria como en el estadio donde actúa la UD Las Palmas, los dos clubes en los que quedó fundida su malograda carrera deportiva. Y quiso el destino que aquel 28 de enero de 1951, el día de su último encuentro de amarillo, marcara su único gol. Y lo hizo con un remate de cabeza.