Publicidad

La UD, ante su tercera oleada de correcciones

  • EL OTRO PARTIDO
  • 23/11/2020 - 18:18
La UD, ante su tercera oleada de correcciones La celebración del Sabadell contrasta con la decepción de los jugadores de Mel (La Liga)

Manuel Borrego

 

La UD Las Palmas de Pepe Mel tiene un problema serio que aún no ha atajado. Es la cantidad de goles en contra, no sólo por la vía de la estrategia rival sino por los abundantes errores de ingratas consecuencias que se vienen cometiendo por los diferentes actores del equipo.


Con 18 goles en contra en 13 partidos, esta sangría no ha sido frenada convenientemente. El cuerpo técnico es consciente de ello. Lo ha expresado primero Angel López al referirse de la necesidad de realizar un Máster defensivo tras la visita al Zaragoza. Y más tarde habló el propio Mel de la necesidad de volver "a la letra A del abecedario" después del 3-0 en Cartagena.

 

Lo cierto es que no se ha dado con la tecla y en Sabadell, ante un rival que tenía sus propias urgencias, Las Palmas volvió a mostrar una colección de fallos en su retaguardia, que son impropios para un equipo que esté apreciado en la clasificación de la segunda categoría.


Más datos: En los partidos en que actúan los amarillos se han anotado 34 goles, 16 de Las Palmas y 18 de los rivales. Pero sólo se han conseguido cuatro victorias. Esa cifra de tantos en rojo conlleva a que la UD, junto a Málaga y Castellón, sean los más vulnerables de esta división hasta el momento. Y si Las Palmas mantiene esta misma proporción de goles encajados, al final de temporada la cifra en números rojos rondará los 60 tantos.


Con estos datos en la mano, existe un riesgo a nivel clasificatorio que es evidente. Y es lo que debe esmerar en corregir los técnicos. No hablamos de un asunto exclusivo de portero o cuarteto defensivo; hablamos de un todo de los once que compiten, del sistema, del modelo, de las piezas elegidas y de la tensión.

 

Alterar la prioridad de los conceptos en Segunda División tiene un riesgo. Las Palmas tiene una luz en ámbar desde que comenzó la temporada. En trece partidos, sólo en tres dejó la portería de Valles intacta (Málaga 0-0, Almería 2-0 y Tenerife 1-0), que le valió para sumar 7 de sus puntos.

 

A estas alturas, el equipo prometedor debería haber mecanizado mejor ya su estructura o comportamiento defensivo. Los rivales cuentan, pero se sale de pronóstico la descodificación propia, que llevó a expresar al propio entrenador el deseo "de cambiar a los onces".

 

El problema existe. No debe esconderlo y sí ponerse manos a la obra. Las Palmas se sumerge en la tercera oleada de contenciones, como la pandemia ..., con la esperanza de que sea la definitiva.

 

De lo contrario, la luz naranja podría pasar a otra tonalidad.